AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

jueves 18 octubre 2018 1:41 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$18.813

$18.819

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

De lo bueno de la Reforma Educativa

 14 sep 2018

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

 

Como es natural en un país de las dimensiones y las características de México, todas las reformas estructurales emprendidas por la actual Administración Federal han tenido, aunque por circunstancias diferentes, un alto nivel de complejidad política, técnica, institucional; acompañada, por supuesto, de cierta dosis de controversia y polémica, que esta semana volvió a resurgir en torno, por supuesto, a la reforma educativa, que no ha sido la excepción en términos de controversia y polémica.  

Por un lado, la valoración de la reforma educativa ha corrido por carriles con enfoques y con motivaciones distintas, pero que por otro lado han dejado fuera el examen informado y objetivo de los avances concretos que se han conseguido, y de los datos duros en que se fundamentan, los cuales explican, por un mero contraste, su alta aprobación que es del 64% en las encuestas de opinión. 

Estos enfoques, sin embargo, han ocurrido en una limitación grave que es no entender que la esencia de la política es dotar de propósito y de sentido, y hacen por ello saludable e indispensable, de hecho, un contraste entre los objetivos que se propuso la reforma en 2013 y las metas alcanzadas. 

Es decir, vamos a ver algunos ejemplos: antes teníamos un sistema opaco, corporativo y discrecional, de ingreso de promisión y de permanencia en la docencia, hoy es un sistema claro, transparente verificable y basado en el mérito y el esfuerzo, que lo han construido un millón 520 mil maestros que ya han participado en los diversos procesos de evaluación del servicio profesional docente; antes había que transitar por prácticas llamémosles atípicas, por decir lo menos, para conseguir una plaza o una promoción, y hoy hay ya 207 mil maestros que han obtenido su plaza o su ascenso exclusivamente por concurso; antes, cuando inició la reforma, el promedio de los cinco estado con el más alto desempeño, apenas el 52% de los participantes en los concursos de ingreso a la carrera, lograban el resultado aprobatorio, hoy llega al 70%; antes no había un sistema profesional y objetivo para evaluar la calidad y la capacidad de los maestros, y hoy el 60% de ellos en educación básica, obtienen los resultados llamados “bueno y destacado” que son los más altos, y ya hay 112 mil maestros que reciben, por esos resultados, algún tipo de beneficio salarial adicional a su salario; antes 6 mil 700 escuelas de tiempo completo, hoy tenemos más de 25 mil ya en todo el país, y todas son las que están mostrando el desempeño más alto en todos los indicadores; y antes en las modalidades de pruebas implementadas para evaluar los logros de aprendizaje, que al final del día es lo más importante, los resultados prácticamente no se movían, hoy, sin embargo, los alumnos empiezan a mostrar mejores logros en una prueba llamada “Planea”: 11 estados elevaron su puntaje promedio en Lenguaje y Comunicación el año pasado, y 18 lo hicieron en Matemáticas, lo que quiere decir que veremos resultados incluso más rápidamente de lo previsto a nivel estatal, que probablemente los promedios nacionales. 

¿Que hay, por supuesto, acciones pendientes y otras que pueden perfeccionarse? Desde luego. Toda reforma educativa de esta naturaleza es un proceso de mejora continua en el mediano y en el largo plazo, pero en los fundamental, en el corazón de la reforma, el saldo es inoculablemente positivo. 

El tiempo permitirá aquilatar y comparar los resultados, y nadie puede negar que los principios, los valores y los progresos en los que se sostiene esta reforma, han abierto las posibilidades de una vida mejor, y un futuro más promisorio para los cientos de miles de maestros y los millones de niños mexicanos, que son los verdaderos protagonistas de los cambios alcanzados en estos años.