AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

viernes 16 noviembre 2018 11:15 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.208

$20.216

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Con el nuevo USMCA

 3 oct 2018

Por: Jorge Manuel Aguirre

Perfil del Autor


Jorge Manuel Aguirre



Semblanza
...



Blogs Anteriores

Este fin de semana se anunció la incorporción de Canadá al llamado ahora Acuerdo Comercial entre Estados Unidos México y Canadá (USMCA, pos sus siglas en inglés). Este acuerdo sustituirá en 2019, una vez que haya sido ratificado en cada país, al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que fue suscrito por México en 1992 y es vigente desde enero de 1994.

El nuevo acuerdo puede ser visto desde tres perspectivas: económica, política y social.

En lo económico, a pesar de los discursos políticos triunfalistas al respecto, es indudable que el acuerdo moderniza y actualiza al TLC, y posiciona las principales posturas de la administración Trump, veamos:

Sube el porcentaje de integración vehicular del 62.5 al 75 por ciento, lo que querrá decir que tendrá más componentes norteamericanos la integración de cada automóvil, y las armadoras de otros países podrán integrarse a este nuevo componente.

Además, progresivamente el porcentaje de trabajadores que ganen 16 dólares la hora, deberá alcanzar el 40% de la mano de obra que se pone en marcha para alcanzar esta producción automotriz, con lo que se favorece también al trabajador de la industria norteamericana que ya se encuentra en esos niveles.

Finalmente, más productos lácteos norteamericanos podrán entrar al mercado canadiense, con lo que se amplia la perspectiva del comercio norteamericano en esos productos. Como dijo el presidente Peña Nieto, es un ganar, ganar, ganar. Pero parece que en ese ganar, los Estados Unidos ganan más.

En lo político, debemos recordar que sin mediar negociación al respecto, Trump orilló a México y a Canadá a renegociar el TLC, por eso lo presenta él como una gran victoria política basada en la imposición unilateral de aranceles al acero y al aluminio, que por cierto, aún permanecen y ha anunciado que seguirán permaneciendo.

Es decir, Trump decidió la renegociación, fue una promesa de su campaña, y lo vende como muy favorable a su propia base de votantes, que serán llamados a las urnas, el próximo més de noviembre.

Habrá que ver si México y Canadá no inclinan la balanza a un triunfo electoral de Trump en las elecciones intermedias de este año.

Desde el punto de vista de la perspectiva social, el nuevo acuerdo comercial deja mucha incertidumbre, recordemos que en 25 años del Tratado de Libre Comercio en México, no se ha podido reducir sensiblemente la pobreza de más de 50 millones de mexicanos. Parece que la derrama económica del TLC favorece a la industria exportadora, pero no a la gran mayoría de los mexicanos que viven con salarios precarios, sin coberturas sociales y con carencia de muchos servicios.

Habrá que esperar a que el nuevo acuerdo realmente beneficie a todos los mexicanos y no solo a unos cuantos.

Ya Trump se ha encargado de estigmatizar el TLC como el generador del desempleo en los Estados Unidos, y su contribución al déficit de la balanza norteamericana. Igual ha defendido su mano dura en las negociaciones como mecanismo de presión.

¿Qué pasará ahora con los aranceles o con el muro propuesto? ¿Alcanzará el nuevo acuerdo a beneficiar a la población mexicana en el futuro? ¿Realmente estamos en una nueva época de relación o solo México y Canadá se plegaron al poderoso? Solo el tiempo lo dirá.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión