AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

viernes 14 diciembre 2018 7:07 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.182

$20.190

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Saldos del Segundo Informe

 4 oct 2018

Por: Alan Capetillo

Martin Orozco Sandoval ha rendido y publicitado en días pasados el segundo informe de gobierno de su administración. Formalismo político, documento técnico y fenómeno mediático, el informe ha dejado una estela de elementos, percepciones y sentimientos que, en análisis de su gestión, la opinión publica de Aguascalientes debiera aprovechar como un momento oportuno para hacer un balance parcial de su administración. 

Así pues, empecemos por lo bueno. Orozco prometió ser un gobernador cercano e incluso quienes no votamos por él debemos reconocerle que ha cumplido. Finalmente, su estilo personal de gobernar se ha caracterizado por saber explotar las ventajas de su carisma, afabilidad y austeridad personal: Un hombre campechano con un trato amable -que cae bien-, al que de cuando en cuando -y sin grandes operativos- se le ve respetando los altos como cualquier ciudadano, pudiendo ser visto charlando en algún café e incluso encontrado escalando dominicalmente en el cerro del muerto. Imágenes elocuentes por sí mismas que, aunque no podrían calificar como logro de gobierno, ciertamente describen a un hombre que –sin subirse al ladrillo- parece esforzarse por romper los estereotipos de arrogancia y prepotencia tan tristemente asociados en el pasado reciente del Estado al ejercicio del poder, hecho que ciertamente se le debe reconocer.

Ahora bien, saldada esta deuda de justicia, la realidad es que la buena impresión personal del gobernante se diluye en la esterilidad sustantiva de los resultados administrativos materia de su informe. Un evento protocolario que, aunque intento romper esquemas con un formato amable y empático, resulto analíticamente insípido al ser acompañado de un conjunto de videos saturados de imágenes de archivo y poquísimos datos (la mayoría de ellos inerciales o irrelevantes), dos o tres frases emotivas, un amplio conjunto de espectaculares anodinos (de poca y casi nula densidad informativa), un pueril y penoso despliegue de funcionarios públicos ondeando banderas por las calles de la ciudad y poco más. Eso fue el segundo informe de nuestro gobernador.  

Y bien, aunque ciertamente se pueden rescatar algunos aspectos positivos: como el bajo endeudamiento del Estado y la inversión en un par de polémicas infraestructuras viales. Es también cierto que la narrativa de gobierno presentada no pareciera tener el calado esperable en un segundo año de ejercicio.   

No pudiendo negarse que Martin se esfuerza por presentar un discurso campechanamente coherente en todos los espacios públicos en los que participa, la realidad es que la escasez de obras concretas y de peso simbólico; aunado al abandono narrativo y la ausencia de acciones poderosas y resultados concretos, con índices relevantes y datos duros, en temas tan críticos como la seguridad y el empleo; así como la inestabilidad latente de los acomodos y reacomodos constantes en su equipo de trabajo y quizás la ausencia de una estrategia de comunicación efectiva; han impedido que se consolide en Aguascalientes la percepción de un gobierno con visión de Estado y capacidad de ejecución. Y bueno, un gobierno que no se siente, cuyas acciones no permean y no comunican es en muchos sentidos un gobierno que no gobierna.

Es cierto, le queda tiempo y su gran proyecto es un aparentemente ambicioso esquema de movilidad. Pero no es menos cierto que los resultados objetivos y concretos de su gestión no deberán tardar mucho más en aparecer, de lo contrario el vacío de gobernabilidad, la inercia de la percepción y las futuras e inevitables coyunturas electorales terminarán –con justicia o sin ella- por sepultar, como anodina mediocridad, cualquier futuro éxito o legado al que su administración pudiera llegar a aspirar…
 

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión