AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

miércoles 17 octubre 2018 9:25 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$18.813

$18.819

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

México, ¿un país global?

 5 oct 2018

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

Decir que vivimos en tiempos en el que el mundo cabe ya prácticamente en un pañuelo, es decir casi una obviedad. De hecho, si recordamos la cantidad de tratados comerciales que México tiene firmados, el número de embajadas y consulados en el exterior, los organismos internacionales en que participa, el volumen de exportaciones e importaciones que maneja, o los millones de migrantes que viven sobre todo en Estados Unidos, sería válido decir que, en efecto, México es un país globalizado.

Pero la pregunta es si lo somos realmente y la respuesta es ambigua: sí y no. Lo primero que destaco es que, en general, los mexicanos somos todavía, ¿cómo decirlo? Un poco aldeanos, un poco provincianos aún, salvo uno que otro que les interesa poco el mundo externo, lo conocen menos y, peor aún, le tienen un miedo que para efecto retóricos, envuelven con la bandera de un nacionalismo obsoleto.

El segundo punto, es darse cuenta que a diferencia de hace 10 o 20 años, hoy hay nuevo poderosos y desafiantes jugadores globales: China y la India llegaron ya a una población acumulada de 2 mil 700 millones de habitantes; el producto nacional bruto chino, superará en dos o máximo tres década el de todas las economías occidentales individualmente consideradas, incluida la de Estados Unidos. Si pensamos que de acuerdo con los expertos la economía mundial será 80% mayor en el año 2020 o 2025 de lo que lo era dos décadas atrás, y que el ingreso per cápita, es decir, el ingreso personal va a crecer en el mismo lapos 50%, entonces es posible pronosticar que los beneficios no van a ser globales, sino que los principales ganadores serán quienes acumulen más fortalezas en los campos de la educación, de la tecnología, de la innovación, y en general de desarrollo.

La tercera tendencia es por consecuencia relativamente sencilla de comprender, si el mundo es más global, entonces las políticas públicas de un país no son ya, en sentido estricto, nacionales. El ejemplo quizás más claro, es el de las decisiones internas de los Estados Unidos, por ejemplo estos días en materia comercial, que son entendidas como decisiones globales o que al menos tienen un alcance global.

Aún para naciones mucho menos poderosas o incluso para un estudiante, o un ejecutivo, el razonamiento puede funcionar por analogía, véase el caso de la migración: desde los años 60, cerca de 180 millones de personas se han cambiado de país, pues bien, esto significa que al menos en el mundo occidental, será cada vez más normal cambiar de trabajo y cambiar de país varias veces a lo largo de la línea productiva y, por ende, lo será la necesidad de adaptarse a una educación multicultural y al trabajo en ambientes y equipos crecientemente heterogéneos, lo que será una comisión obligada de competitividad.

La cuarta y última cuestión es que la movilidad, en general, pero la movilidad educacional es creciente, hoy hay más estudiantes que están ingresando a los colegios y a las universidades de países distintos al de su origen. Hay tan solo ya 2 millones de estudiantes universitarios fuera de sus naciones, más universidades están luchando por captar estudiantes extranjeros y más universidades, a su vez, están instalando campus en otros países para aumentar la oferta.

Y he aquí pues el meollo de la cuestión, ¿somos ya realmente internacionales o globales? Yo diría que a medias, hay un enorme avance en México en los aspectos económicos, financieros y comerciales, áreas en las que por cierto la globalización es más intensa; pero desde el punto de vista cultural y político, aún somos un país bastante cerrado. De tal manera que si México quiere ser en verdad más competitivo, tiene que dar pasos mucho más rápidos en esa dirección, empezando por supuesto por derribar las fronteras mentales que aún nos distancian del mundo exterior.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión