AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

viernes 16 noviembre 2018 11:14 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.208

$20.216

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Migración...

 26 oct 2018

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

La caravana procedente de Centroamérica hacia los Estados Unidos refleja un problema serio, complejo, multifactorial y probablemente sin solución a corto plazo. Y quizá sea tiempo de abordarlo de una manera mucho más pragmática porque es un fenómeno que seguirá ocurriendo, lo mismo en Europa, que en el continente americano.

Es un lugar común señalar que el tema migratorio suele ser de la mayor sensibilidad en la política doméstica de todo país, pongamos por caso a los Estados Unidos:

En los Estado Unidos radican unos 9 o 10 millones de indocumentados, según las estimaciones de la oficina de censos; de ellos, algunas organizaciones como el consejo nacional de la raza, una organización muy activa basada en Washington, calculó que unos tres o cuatro millones podrían haber obtenido su regularización hace tiempo de haber pasado un proyecto legislativo durante la presidencia de George Bush que buscaba regular la residencia permanente para trabajadores con más de cinco años de residencia y dos de estar laborando, finalmente no sucedió, y lo relevante es que desde un punto de vista estrictamente económico y demográfico, el problema sigue vivo y hay que preguntarse ¿por qué?

Contra todas las estimaciones, en primer lugar, la población está en aumento en los Estados Unidos, a finales de los años noventa, la taza de fertilidad de las mujeres norteamericanas era ya de 2.1 niños por mujer, nivel suficiente para mantener la taza de reemplazo. En parte como consecuencia del crecimiento económico, el incentivo que ello genera y sobre todo de incrementos mayores al promedio entre la población inmigrante, las tazas de fertilidad suelen llegar a 3 niños por mujer.

Las proyecciones calcularon que en el año 2000 había 275 millones de estadounidenses, pero en realidad llegaron a 281, de prolongarse este fenómeno, las estimaciones ubicadas en los rasgos medio y alto, indican que para el año 2050 podría haber en Estados Unidos, respectivamente, entre 400 y 550 millones de habitantes, y que el tamaño de su economía superaría en más del doble el de Europa.

En otras palabras, la primera conclusión es que una economía de esa magnitud no solo va a seguir siendo un poderosísimo imán y el mayor mercado de consumidores en el mundo, sino que requerirá, evidentemente, una creciente mano de obra para satisfacer la demanda del aparato productivo.

El segundo elementos es la composición de este mercado laboral y sus conexiones con el libre comercio, los opositores norteamericanos al antiguo TLC con México anticipaban que este país succionaría los puestos de trabajo aumentando el desempleo en México, pero se equivocaron. Para empezar la taza de desempleo cayó de 6.3% en 1990 a 3.9% una década más tarde, y más aún, la economía norteamericana absorbió 3 millones de trabajadores mexicanos a lo largo de los años 90. ¿Cómo se explica? Pues entre otras cosas porque la economía norteamericana ciertamente creció luego de la crisis del 2008, y porque como parte de esta tendencia, las exportaciones de esa nación hacia México crearon más de 400 mil nuevos puestos de trabajo y los salarios relacionados con el sector exportador, fueron entre 13 y 16 por ciento más altos que los pagados por las empresas orientadas solamente al mercado doméstico.

Además hay que notar otra cosa, la estructura de la economía norteamericana genera un tipo de demanda laboral que solo es ocupada básicamente por inmigrantes como jardineros, lavaplatos, empleados domésticos, albañiles, etc. Y si como el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos había pronosticado que para el año 2020 habrá más de 20 millones de puestos para gente con educación mínima, esa necesidad queda satisfecha inevitablemente por trabajadores como los mexicanos.

Y el tercer aspecto es que en año electoral el tema migratorio tiene una obvia intencionalidad política, la presencia de los hispanos se ha expandido aceleradamente. De los estados como California, Texas e Illinois, donde se asentaban  tradicionalmente, ahora se encuentran en lugares como Tennessee, Alabama, Missouri, Cansas o Minnesota. Hoy existen más de 2 mil clubes de asociaciones de paisanos, la mitad de los jóvenes de mitad de los jóvenes menores de 14 años en Los Ángeles y Houston son hispanos, y se calcula que para finales de la presente década, la población de origen mexicano podría llegar a 40 millones, consolidando su posición como primera minoría étnica en los Estados Unidos, o dicho de otra forma, como una poderosa fuerza electoral.

En conclusión, el tema creo yo, llegó para quedarse y más nos vale tratar de entenderlo antes de sacar conclusiones apresuradas, sentimentales o cursis.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión