AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

viernes 22 febrero 2019 10:31 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.226

$19.233

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Fractura en el PAN

 7 feb 2019

Por: Alan Capetillo

Es ya prácticamente un hecho público y notorio, para todos aquellos que siguen con mínima atención la vida político partidista del estado en estos tiempos electorales, se asume ya como un hecho manifiesto que Martín Orozco está determinado a descarrilar la reelección de Tere Jiménez como alcaldesa de Aguascalientes. 

Sea por la animadversión de una envidia personal, por la crítica sustantiva de la gestión administrativa municipal o por la planificación de su eventual sucesión en la gubernatura, lo cierto es que el ejecutivo del estado despliega hoy todo su poder político para arrebatarle la candidatura del PAN a quien sin lugar a dudas pareciera garantizar el resultado electoral.  

Convocados intempestivamente a una -hasta hace muy poco inexistente- contienda interna, lo cierto es que los panistas enfrentaran en las próximas semanas una disyuntiva crucial para su formación política y para la gobernabilidad del estado.

Antaño orgullosamente democrático e históricamente adverso a la disciplina vertical de cuño típicamente priista, esta será quizás la última oportunidad de las bases del PAN para demostrar cuanto de aquel celo de autonomía que hizo candidato a Felipe Calderón contra la voluntad de Vicente Fox o al mismo Martín Orozco contra la voluntad de Luis Armando Reynoso en 2010 queda aún en la vida interna de ese partido.

Sea cual sea el resultado final de la contienda, la prospectiva presenta un conjunto de preguntas con respuestas inciertas.

Si se impone la voluntad de Orozco: ¿Está en condiciones el PAN de construir una candidatura competitiva en tan corto tiempo? ¿Optaría Tere Jiménez por llevar su elevado capital electoral a otras siglas partidistas? ¿Apoyarían la Alcaldesa y sus recursos a un partido político distinto al PAN?

Y si la que se impusiera fuera ella: ¿Cuál sería el margen de gobernabilidad de un ejecutivo políticamente derrotado y públicamente humillado? ¿Podría su muy elevada popularidad como alcaldesa hacerla triunfar en la contienda constitucional a pesar de la abierta hostilidad del ejecutivo? Y si efectivamente consiguiera la reelección: ¿Cuál sería la dinámica de la cohabitación de poderes e incluso de la eventual sucesión gubernamental en razón de tan patentes y frontales agravios?

Preguntas todas muy difíciles que el panismo –a la par de recuperar su dignidad democrática perdida- está llamado a responder en los muy interesantes tiempos electorales que vivimos en Aguascalientes.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión