AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

lunes 22 abril 2019 10:56 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$18.809

$18.815

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Itinerancia: justicia, no limosna

 9 abr 2019

Por: Eduardo Martín Jáuregui

El 10 de abril se conmemorará la muerte de Emiliano Zapata, sin duda de los pocos héroes que al lado de su conducta patriótica conservan la imagen personal de hombre probo, de lucha pero de trabajo, de sacrificio auténtico y a salvo de ambiciones personales, comprometido con su causa y con su gente. Desde luego debe haber más, pero no será fácil encontrarlos: Francisco Primo de Verdad y Ramos, Nicolás Bravo, y alguno que otro más.

Lamentablemente la historia de México ha sido historia de deslealtades, de traiciones, y desde luego no me refiero a las candidaturas de Morena en Aguascalientes que, como en los mejores tiempos de la otra mafia en el poder, no hay nada que hacer, porque "por el dedo de Dios se escribió". Zapata fue traicionado y asesinado por orden de Don Venustiano Carranza (le pongo Don porque así se acostumbra), y como en la canción de Celia Cruz: "borondongo le dio a muchilanga, muchilanga le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Burundanga, etc., etc.", Álvaro Obregón asesinó a Carranza, a Obregón ¡Calles-se la boca! y a Calles, Cárdenas lo mandó al exilio.

Si bien Ramón López Velarde dice refiriéndose a Cuauhtémoc en su Suave Patria: Joven Abuelo, escúchame loarte, único héroe a la altura del arte. Sin duda Zapata con su recia personalidad encarna también perfectamente el ideal de Oscar Wilde quien afirma que los personajes románticos por excelencia son los revolucionarios. Por cierto hace algunos años de visita en la Universidad de Bolonia me sorprendí encontrarme en el interior en unos soportales un mural de Emiliano Zapata. No era evidentemente un mural formal dentro de los claustros de la Universidad más antigua del mundo, sino un mural que los estudiantes habían erigido o acogido como símbolo de sus luchas libertarias. Un ideal que, lamentablemente nos sigue quedando muy grande, mucho muy grande.

Merece la pena recordar junto a la de Zapata, la figura de una revolucionaria Aguascalientes, una maestra que se forjó en las luchas libertarias, y finalmente se adhirió al ejército del sur, participó como delegada zapatista en la Soberana Convención Revolucionaria y colaboró en la redacción del Plan de Ayala, documento imprescindible de la Revolución Mexicana: Dolores Jiménez y Muro. En estos tiempos en que la Revolución parece tan lejana, en que la dádiva se vuelve compromiso, sería saludable, sería poderoso, recordar los ideales de quienes lucharon por la justicia no por la limosna.

Vale la pena repetirlo: Justicia, no limosna.

Abur. Hasta la próxima, si la hay

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión