AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

sábado 25 mayo 2019 10:06 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.054

$19.060

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Valiente política de drogas en el PND

 14 may 2019

Por: Alejandro Madrazo Lajous

Perfil del Autor


Alejandro Madrazo Lajous



Semblanza
Coordinador y fundador del Programa de Política de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Eco ...



Blogs Anteriores

Pues bien, tenemos ya el Plan Nacional de Desarrollo y, en materia de política de drogas, tenemos francamente razones para celebrar en este Plan. Un párrafo es pues realmente un ejemplo de lo que tendrían que estar haciendo los gobiernos a la hora de hablar de la política de drogas, es francamente un texto valiente y afirmaciones valientes sobre el fracaso, y en donde se reconoce el fracaso de la prohibición.

El Plan Nacional de Desarrollo está abriendo brecha y está presentando un a visión vanguardista en materia de política de drogas. Permítaseme citar para que podamos ver que tan vanguardista es esto:

En el punto número cinco en materia de seguridad nos habla de reformular el combate a las drogas, y dice: “en materia de estupefacientes, la estrategia prohibicionista es ya insostenible, no solo por la violencia que ha generado, sino por sus malos resultados en materia de salud pública”.

Un poco más adelante dice: “la guerra contra las drogas ha escalado el problema de salud pública que representan las sustancias actualmente prohibidas, hasta convertirlo en una crisis de seguridad pública".

De nuevo, se está reconociendo el fracaso de la prohibición y se está reconociendo que la crisis de seguridad pública que tenemos, se debe a la pésima decisión de lanzar la guerra contra las drogas allá en el 2006 y a la pésima decisión de sostenerla desde entonces.

Y nos dice un poco más adelante este párrafo: “se necesita mantener bajo control” –usa la frase “mantener bajo control”-, y un poco más abajo habla abiertamente ya de levantar la prohibición de las drogas que actualmente son ilícitas y reorientar los recursos actualmente destinados a combatir su trasiego y aplicarlos a programas de reinserción y desintoxicación.

¡Wow!, hasta ahí hay que decirlo, ¡wow!

Pocos, si es que algún gobierno jamás ha hecho una afirmación así de acertada, así de clara y así de valiente en contra de la absurda prohibición y, particularmente, de su versión militarizada que es la guerra contra las drogas.

¿Es todo esto motivo para celebrar? Sin duda. ¿Todo es miel sobre hojuelas? Tampoco tanto. ¡Ojo!, este párrafo cierra con un problema que no es menor. Dice: “ello” -es decir toda esta reforma- “debe procurarse de manera negociada, tanto en la relación bilateral con Estados Unidos, como en el ámbito multilateral en el seno de la ONU”.

¿Cuál es el problema con negociar esto con Estados Unidos o con la ONU? Pues que ya sabemos, y lo sabemos porque recientemente hubo justamente una gran discusión en las Naciones Unidas hace un par de años, convocada por México, por cierto, para reformar la perspectiva prohibicionista que desde la ONU se impulsa, y no se llegó a nada. Y no se llegó a nada porque hay países -países muy poderosos- con la capacidad de vetar cualquier reforma al régimen prohibicionista en la Naciones Unidas: Rusia, China; vamos, son muchos quienes aún ponen un obstáculo tajante en la que no ceden ni un ápice a la modificación de la letra de los tratados que imponen la prohibición o que pretenden imponer la prohibición.

Entonces ojo, sí nos vamos a esperar a que Naciones Unidas cambie su perspectiva, nunca vamos a iniciar la reforma tan urgente que necesita el país. Y la otra, ¿procurarse de manera negociada en la relación bilateral con Estados Unidos?, ¡híjole!, pues a Estados Unidos no le conviene que México regule sus drogas. A estados Unidos le conviene que nosotros no sigamos matando para tratar de evitar que las drogas lleguen a Estados Unidos. A estados Unidos le conviene que se siga desarrollando el negocio de las drogas en Estados Unidos, se genere una industria potente, legal allá como ya lo es en el caso de la cannabis, mientras que aquí se mantenga la prohibición para que cuando el mundo entero ya pase a un mercado regulado de cannabis, sea en Estados Unidos donde haya una industria robusta y, en lugares donde ante producían y dominaban el mercado cuando estaba el régimen prohibicionista como México, estén en desventaja para competir en ese mercado. Entontes es muy mala idea fincar un cambio tan importante como el que debe de hacer México, en la aprobación o el palomeo de Estados Unidos o de Naciones Unidas.

Habiendo dicho eso, es innegable que la postura abiertamente antiprohibicionista que se plasma en Plan Nacional de Desarrollo es acertada, ¿el problema?, bueno, pues el problema es que del dicho al hecho hay un gran trecho, y no hemos visto aún los hechos que respalden esta visión del Plan Nacional de Desarrollo. Ya pasaron dos periodos legislativos y no se ha aprobado la legislación para aprobar la marihuana para usos adultos, el presidente no ha emitido la reglamentación necesaria para que la marihuana con fines medicinales, que ya había sido aprobada el sexenio pasado, pueda ser una realidad y, lo que es peor aún y más preocupante, el gobierno está invirtiendo en crecer el aparato represivo de la guerra contra las drogas al militarizar a la Guardia Nacional y entregársela al Ejército.

Entonces, tenemos un muy buen plan, valiente y que hay que aplaudir, tenemos ahí un coqueteo hacía el ámbito internacional que puede ser una excusa para no hacer nada y tenemos una sobre-inversión, una continuidad en la inversión en el aparato represivo que es incompatible con esta reorientación de los recursos hacía fines de salud.

En conclusión, celebremos el Plan Nacional de Desarrollo cuando habla de una reforma política de drogas y condena el prohibicionismo, pero seamos muy atentos a qué es lo que hace el gobierno. Lo que dice está muy bien, pero no hay indicios de que lo que va a hacer sea lo que se necesita para poder salir del atolladero en el que estamos.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión