AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

miércoles 21 agosto 2019 7:11 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.766

$19.772

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Supremacismo blanco y racismo mexicano

 12 ago 2019

Por: Alan Santacruz

Perfil del Autor


Alan Santacruz



Semblanza
Analista político y de medios de comunicación. Escritor en dramaturgia, narrativa corta, artículo d ...



Blogs Anteriores

Luego del atentado terrorista motivado por el supremacismo blanco, ocurrido en El Paso, Texas con la finalidad de acribillar a personas mexicanas; es necesario señalar cualquier forma de discriminación o segregación derivada del origen étnico, o de la racialización de las personas y grupos. Si bien, el hecho de asociar vicios o virtudes en relación con el aspecto racial es muy propio de la gente con taras; es algo que sucede más a menudo, y más cerca de nosotros, de lo que podríamos creer.

En México, por ejemplo, el color de piel es una marca que –de entrada- propicia o limita la movilidad en el estatus. De acuerdo a diversos estudios, en nuestro país las personas con tonos de piel oscuros o rasgos de población originaria, tienen cuatro veces más probabilidad de vivir en pobreza y una probabilidad casi seis veces menor de alcanzar la educación superior, respecto  a las personas con piel clara. Al mismo tiempo, hay más personas de rasgos blanco-caucásicos en puestos directivos, y en la élite empresarial.

No sólo eso; a pesar de que nuestro país se construyó gracias al mestizaje, y que históricamente hemos sido tierra de acogida para los migrantes que buscan refugio ante las distintas violencias de sus países de origen, buena parte de nuestra sociedad se ha mostrado abiertamente racista y xenófoba frente a las oleadas migratorias desde Centro y Sudamérica.

Por supuesto que debemos criticar y señalar al racismo que agobia a las poblaciones mexicanas, o demás grupos de origen hispano o latinoamericano. Pero, en congruencia, debemos también revisar nuestros propios racismos domésticos, sobre todo los que llevan asociada –además- la aporofobia; es decir, cuando rechazamos no sólo por racialidad, sino también por pobreza económica. Ya que esto es muy de imbéciles.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión