AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

jueves 25 febrero 2021 2:41 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.523

$20.532

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Los pies sobre la tierra

 20 ene 2021

Por: Martín Barberena

Por tratarse del primer comentario del año, permítame desearle un feliz año a todo el personal de Radiogrupo y a los radioescuchas.

Asimismo, aprovecho para agradecer a nombre propio y a nombre de la familia Barberena Cruz, las muestras de cariño una vez superada la crisis de salud por la que atravesó la señora Mirita, especialmente a los médicos Juan Pablo Ramírez y Gerónimo Aguayo, así como a todo su staff; ya se encuentra sana y salva en torno a su familia.

Dicho lo anterior y volviendo a poner los pies en la tierra después del puente Guadalupe-Reyes, veo un nuevo año con vicios viejos en un proceso electoral, con las mismas caras y los mismos gestos, es como ver una vieja película que no nos gustó. Ya veremos después del 7 de febrero quienes son los oficiales, pero por lo pronto, y a decir de la cartelera, todo indica que no habrá sorpresas y seguramente una gran abstención. Indudablemente, poco estímulo.

En lo federal, que es en donde está el problema mayor, el presidente me recuerda aquel cuadro de Goya, de Saturno devorando a sus hijos ya que ilustra como el presidente pretende deglutir los organismos públicos autónomos, los cuales han significado el diseño de un andamiaje institucional para contener la voracidad y los arrebatos de los poderes públicos desde los años 90’s posterior al fraude electoral de Salinas y su banda.

Estos organismos no fueron una graciosa concesión sino una tajante exigencia a los poderes para avanzar hacia una profesionalización de tareas técnicas, desprendiéndolas de los vaivenes de la lucha electoral. Son derechos arrebatados a pulo derivados de los excesos y los abusos del poder. El simple hecho de lanzar la propuesta por parte de AMLO para desaparecerlos es una seria afrenta para la sociedad civil y su conjunto, perfilando todo el poder en manos del poder en turno, o se si se prefiere, en manos del presidente súper poderoso; una vez más esas facultades meta constitucionales de las cuales hablaba Carpizo.

Esta fórmula ya conocida, no solo no funcionó, sino que fue atroz para el porvenir del país desde la década de los 70’s. Ya no somos ese país y mucho menos esa sociedad, si acaso, es cierto, habría que perfeccionar, hacerlas más operativas, eficaces y menos onerosas. Se me ocurre el INE, la CNDH, el IFAI… las cuales son emblemáticas, pero pensar en su eliminación, es una regresión que huele a putrefacta, además de un proceso constitucional escandaloso. 

Pero si le sumamos el juicio sin juicio del general Cienfuegos que ha encendido las alarmas de ambos países poniendo a las agencias de investigación frente a frente denostándose y llamándose mentirosas las unas a las otras, pues no pintan bien las cosas en materia diplomática con el gobierno Biden / Harris que hoy toma posesión, y, en camino, cientos, si no miles de hondureños en caravana siendo maltratados en Guatemala y prestos a seguir adelante. Pues todo esto sin dejar olvidar el marco referencial del covid-19 en el cuál seguimos atrapados entre el ser y el deber ser, procurando quedarse en casa.

El 2021 es un anexo del temible 2020 que nos ha trastornado la existencia a todos y en todos lados. La vacuna ciertamente es un alivio, pero no dejaremos de usar tapabocas en lugares públicos ya sea por gusto, seguridad o por deber, eso nos debe quedar claro. 

Si acaso hay un aspecto que personalmente siento gravoso es la educación. La necesidad de volver a clases de manera parcial, es decir, que cuando menos vayan algunos grupos y maestros en clases verdes o al aire libre durante la semana, es una fórmula que debiera considerarse cuanto antes, como lo están experimentando en diferentes latitudes del planeta. Tanto docentes como alumnos requerimos de volvernos a ver, así de sencillo, volvernos a ver y conocernos, créame que eso cambia considerablemente el proceso de enseñanza. Ignoro cuándo den luz verde, pero lo que sí me queda claro es que este siclo escolar ha resultado un fiasco, y en otros muchos casos, un fraude; seguir cobrando lo mismo suponiendo que las clases en línea tienen tanto valor como las presenciales es literalmente un robo donde quiera y con quien quiera. Si ya de por sí los inicios del año son complicados, esta cuesta de enero está más larga y empinada.

Pese a ello, les deseo un feliz año, recordando que lo importante, lo sustantivo, lo verdadero, está de las puertas de su casa para adentro, el resto no deja de ser ruido y bulla. 

Es todo por ahora y hasta la próxima.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-