AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

lunes 19 abril 2021 12:50 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.969

$19.979

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Un paso al pasado

 23 feb 2021

Por: Jorge Manuel Aguirre

Todo parece indicar que el día de hoy en el Congreso de La Unión, los Diputados aprobarán las reformas a la ley de la industria eléctrica. Esa intervención del congreso trae muchos efectos que son muy interesantes de analizar; en opinión de muchos de los analistas esta reforma significa un paso al pasado, es decir regresaremos al viejo monopolio con falta de competencia, que da pie arbitrariedades propias de estos monopolios de Estado, ahora en el caso de la Comisión Federal de Electricidad que pasará a ser el lente privilegiado en el consumo de la generación de energía eléctrica que haga esa institución; pero también se habla de que generará una gran incertidumbre a las inversiones privadas que ya hay en este sector. 

Recordemos los campos eólicos, las plataforma solares que se han instalado en el país, etc. que se verán gravemente afectadas porque al parecer perderán prácticamente todos los derechos que salvaguardan las inversiones en esa parte de la industria. a

Aparejado a esto también se habla de qué habrá un importante desánimo para la inversión extranjera futura en el sector eléctrico, atando a México entonces a una visión anquilosada del pasado que difícilmente se modernizará, y tendrá como consecuencia tener mejores energías y energías más limpias para México.

Pero al final se habla también de otro impacto importantísimo: se dice que la factura eléctrica de todos nosotros los consumidores tenderá a aumentar entre 8 y un 15 por ciento… quizás esa sea de manera directa la mayor afectación a la población, saber que la factura eléctrica aumentará tarde que temprano por la necesidad de mayores recursos para la Comisión Federal de Electricidad, ahora convertida nuevamente en un gran monopolio de Estado, y sin competencia de la iniciativa privada.

Estas reformas a la ley de la industria eléctrica darán pie también a una batalla legal, como ha sucedido con muchos de los ordenamientos que se han aprobado en la llamada “cuarta transformación”; pero ahora con un contenido mucho más ideológico pues el presidente ha señalado que los abogados que se dedican a revisar la constitucionalidad de los actos del gobierno, e impugnar las decisiones de los órganos de la administración federal son traidores a la patria… lo que parece sin duda es que el presidente perdió piso, parece un exageración, y parece una visión también retrógrada de lo que puede significar este delito de traición a la patria. La defensa legal no es un acto de traición a la patria, la defensa legal finalmente lo que hace es tratar de demostrar los derechos que asisten a las personas, que vienen muchas veces ligadas a las fallas jurídicas de los entes de gobierno, y eso hay que entenderlo, pero como el presidente considera que su gobierno no puede tener ninguna falla, pues para él la batalla legal significa una traición a la patria… sin duda un criterio muy difícil de sostener y de argumentar.

Otro efecto importantísimo de esta reforma nos habla de que el presidente, cuando regresó de su convalecencia por el COVID, señaló en una de sus mañaneras que a esta iniciativa no se le movería ni una coma, y ya antes nos había dicho que lo que se pedía en el caso de los miembros del movimiento es lealtad absoluta, lealtad ciega. Esto lo que quiere decir es que el Congreso ha renunciado sus facultades originarias de laborar y revisar las iniciativas de ley que correspondan, y que simplemente se subordina al poder del presidente en turno para no mover, como dice el propio presidente, ni una coma a su iniciativa. Quizás este sea el daño más grande que se le va a hacer a las instituciones mexicanas: replegar al Congreso en la Cámara de Diputados a la voluntad absoluta del presidente… como dice por ahí un amigo mío, el dictador dictó, y congreso obedeció; es decir, estamos en la presencia de un gobierno autoritario, absoluto, que no admite ninguna diferencia pide los propios ni de los ajenos, y que cuando hay esas diferencias los denosta, los intimida, los acusa, como acaba de suceder con la Auditoría Superior de la Federación; y este modelo autoritario-dictatorial se van consolidando, lamentablemente, con la participación en este caso de la Cámara de Diputados.

Los mexicanos tendremos oportunidad de saber si este es el modelo que queremos para el futuro de México, o decidimos dar un cambio de timón a este modelo. Tenemos una oportunidad de regenerar los equilibrios del poder público en las elecciones del próximo junio, y ahí tendremos que ver si a los mexicanos nos gusta más la dictadura y el autoritarismo, que la discusión democrática de las ideas.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-