AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

viernes 23 abril 2021 8:43 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.891

$19.899

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Frágil democracia

 3 mar 2021

Por: Jorge Manuel Aguirre

El próximo mes de junio los mexicanos estamos nuevamente convocados a participar en las urnas con nuestro voto, con nuestra participación informada, consiente y responsable, podremos incidir en el futuro de nuestra incipiente democracia. 

En el mundo de la democracia, considero, no existen verdades puras y absolutas, nuestros criterios éticos, políticos, estéticos… son falibles y van cambiando, adaptándose en función de nuestras experiencias e intercambios con los demás miembros de nuestra sociedad. Así la democracia, parece, no es una forma de gobierno inmóvil, sino que se convierte en un verdadero experimento colectivo permanente y cambiante que se sostiene sobre la creencia de que los seres humanos pueden progresar incluso en los tiempos más oscuros. 

Vivir en democracia, entonces, supone entre otras muchas cosas la antítesis a cualquier forma de desesperación manipulación o cinismo, incluso en tiempos difíciles, busca la democracia como brindar iluminación y esperanza a todos los miembros de una colectividad. Implica escuchar a los que piensan distinto y comprometerse con la sociedad. Es lo que creo que se necesita desesperadamente en todo México, aunque no parece ser una tarea fácil. 

Vivimos, no me cabe duda, momentos de confrontación y descalificación permanente, muchas veces incitadas desde la propia presidencia de la república y desde muchos otros actores dedicados a atizar el fuego permanente, como si viviéramos en guerra y no formáramos parte todos de un solo México. 

Es importante no satanizar a los votantes de ninguna de las fuerzas y partidos políticos que están ya en la contienda electoral; ni todos son extremistas, ni todos son conservaduristas. Hay motivos de sobra que explican la adhesión a un discurso en una sociedad liberal marcada por las desigualdades para analizar y combatir el rezago social para consolidar un estado de derecho en México, no sirven los absolutos, lo importante es intentar entenderlo y proponer alternativas de solución tolerantes e incluyentes a sus problemas. 

Debemos procurar e impulsar un retorno a la cordura, aunque la desigualdad es tan estructural que también es lícito hacerse esta pregunta: ¿Hasta qué punto cambiarán las cosas? ¿En realidad tiene que ver con la naturaleza del capitalismo-conservadurismo de este país? ¿Qué margen hay para el cambio? No lo sé, pero sí sé que es algo por lo que se merece luchar.

En mi opinión, la forma en la que está organizado el sistema capitalista financiero y la alta corrupción en el país, forzaron la inconformidad y la búsqueda de nuevas alternativas. En las clases dominantes, políticas, económicas y empresariales, no existe la idea clara de una responsabilidad social respecto a las condiciones laborales prevalecientes y a la pobreza. Incluso en el lenguaje hemos perdido esa noción del bien común; siempre podemos volver hacia atrás, hacia la idea de un auténtico bien común compartido por todos.

Hoy presenciamos un debilitamiento de las instituciones por un tipo de autoritarismo que se apoya en lo que parecen ilusorias verdades alternativas con la creencia de que nunca se está equivocado, con un cierto relativismo que dice que todo vale. Pienso que se tiene que luchar contra esas ideas y posiciones que van en contra de los hechos probados, como la división institucional en esta administración.

Existe la creencia de que las instituciones son tan fuertes que la democracia nunca va a sucumbir, ya vemos que es una ilusión. Sí se puede destruir a las instituciones por todo lo que se ha visto durante la presidencia de López Obrador.

Hay gente que la democracia es el libre mercado, otros que es solo un voto; yo no creo que eso sea el corazón de la democracia. Democracia es el conjunto de prácticas sobre cómo tratas a los demás; si no tienes respeto por el otro, si no hay la voluntad de dialogar con el otro, la democracia se puede transformar en algo inútil.

Es tentado pensar que no se puede hacer nada, pero esto es solo un mito, lo importante es no rendirse, no podemos infravalorar los movimientos sociales que están emergiendo y nuestro voto puede hacer la diferencia el próximo mes de junio. 

Así es que ojalá nos animemos a participar, a informarnos y a tomar una decisión responsable sobre quién tendrá en esta ocasión nuestro voto.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-