AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

jueves 6 mayo 2021 9:05 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.219

$20.227

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Leyes a modo

 26 abr 2021

Por: Gloria Margarita Romo Báez

Al incorporar el derecho internacional al derecho nacional se genera una polémica respecto a la jerarquía que debe guardar uno y otro en el orden jurídico mexicano. La diferencia entre ambos derechos es que mientras el primero es producto del órgano previsto para producirla, el segundo no pasa por ningún proceso legislativo.

Al incorporar los tratados internacionales al derecho nacional es cuando la jerarquía original del orden jurídico se altera. Hay que ubicar la jerarquía de los tratados frente a la Constitución. Pero existe otra discrepancia, ¿se trata de un problema de jerarquía jurídica o de competencia entre diferentes órdenes jurídicos internos?

Las diversas tesis sobre el particular no llegan a un acuerdo en común, de ahí que quienes opinan que los tratados internacionales están por encima de la Constitución, al mismo nivel o por debajo de esta, tienen argumentos para respaldar sus tesis. 

En lo que no hay duda es que la jerarquía de la Constitución en las leyes nacionales, está por encima de las leyes federales, constituciones locales, leyes estatales, leyes municipales, reglamentos y bandos municipales.

Todo esto lo menciono porque tiene relación directa con la reciente aprobación de la Reforma al Poder Judicial por parte del Congreso de la Unión, que incluye un artículo transitorio que amplía el periodo del Presidente de la Suprema Corte de la Nación, lo que significa que ministro Zaldivar dejará su cargo en Noviembre de 2024 y no en Noviembre de 2022.

Esto último se contrapone a lo que señala el artículo 97 de la Constitución mismo que establece que “cada cuatro años, el pleno eligirá entre sus miembros al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual no podrá ser reelecto para el período inmediato posterior”. 

Evidentemente esto dará origen a una controversia constitucional que interpondrán los actores políticos que se oponen a esta negra intención liderada por AMLO, lo que sitúa a Zaldivar en una cómoda posición que sin tomar partido le permita aceptar o rechazar la ampliación de su mandato.

Con un descaro inigualable el propio AMLO aclara que el propósito de esta ampliación de mandato es lograr la implementación de las medidas por parte de la persona a cargo al momento de ponerlas en vigor, es decir el ministro Zaldivar.

La postura de AMLO tiene varios objetivos. Objetivo uno: Medir la respuesta de la opinión pública y actores políticos respecto a una posible intentona para ampliar su mandato utilizando una estrategia similar. 

Objetivo dos: Asegurar que su aliado Zaldivar conduzca exitosamente la total implementación de la Reforma Judicial y que esta se consolide antes de que termine la presidencia de su jefe AMLO. 

Objetivo tres: Sometimiento y sumisión de la autonomía de los poderes del Estado, actualmente el poder legislativo es claramente dominado por el Ejecutivo, y se avanza poco a poco en el control del Poder Judicial. 

Objetivo cuatro: Asegurar la validez de la Reforma que amplía el mandato de Zaldivar, ¿Cómo?, AMLO tiene 4 ministros aliados en la Suprema Corte, 3 nombrados por el y Zaldivar a quien sumo a su proyecto. Asumiendo que este último se mantenga ajeno a la resolución de la corte, con el sólo hecho que uno de estos ministros se declare a favor de declarar la validez de la Reforma, se logra el propósito. De ser así, se consumaría el control de AMLO sobre el Poder Judicial.

Objetivo cinco: Dejar fuera a los ministros Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Alberto Pérez Dayán (contrarios a la 4T) de la contienda para suceder a Zaldivar. 

Objetivo seis: Eliminar la autonomía de aquellas entidades que mantienen este status y representan oposición a las imposiciones que pretenden vulnerarlas para imponer la voluntad del Poder Ejecutivo. El ataque está dirigido principalmente al INEG (control de la información), BANXICO (disposición de los recursos del Banco) e INE (imposición de un modelo autoritario y antidemocrático). 

Objetivo siete: Conformar un estado de derecho que favorezca su clara intención de eternizarse en el poder y manejar a discreción las políticas y recursos públicos, en otras palabras, matar a la oposición.   

Corolario: Todas las acciones del gobierno de AMLO violan e ignoran las leyes que se oponen a sus fines; vulneran el estado de derecho que en nuestro país existe o no en función a sus intereses, es por ello que la ilegalidad y la impunidad son los pilares que sostienen e impulsan la conformación de un estado autoritario dominado por un pérfido líder de pseudo-izquierda que en poco tiempo avanza en la destrucción del país.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-