AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

lunes 21 junio 2021 12:35 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.661

$20.670

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Violencia política

 31 may 2021

Por: Alan Santacruz

Perfil del Autor


Alan Santacruz



Semblanza
Analista político y de medios de comunicación. Escritor en dramaturgia, narrativa corta, artículo d ...



Blogs Anteriores

Prácticamente al cierre de las campañas electorales y federal que se contienden en este 2021, han sido asesinadas 89 personas en el contexto del proceso de las elecciones. De éstas 88 personas, 35 eran directamente candidatos o aspirantes a puestos de elección popular.

De acuerdo con la consultora Etellekt, el 44% de las víctimas pertenecían a los partidos de la alianza “Va Por México”; es decir, PAN, PRI, PRD; mientras que el 28% pertenecía a los partidos de la alianza Morena, PVEM y PT. Igualmente, la gran mayoría de los asesinatos han sido contra personas que militan en la oposición en sus respectivas localidades, y ha ensangrentado a prácticamente todos los partidos.

La violencia política que vive nuestro país ha cambiado respecto a la que se vivía, por ejemplo, en 1988 cuando miembros del Frente Democrático Nacional, liderado por Cuauhtémoc Cárdenas, fueron asesinados; o en la misma elección, la oscura muerte de Manuel J. Clouthier, por poner ejemplos. Esa violencia es distinta, también, de la que se vivió en la década de los 90 del siglo pasado, con los asesinatos de Colosio, o José Francisco Ruiz Massieu, por citar otros ejemplos emblemáticos.

La gran distinción que podemos ver, respecto a la violencia política de hace más o menos 30 años, está relacionada con la descomposición de la gobernabilidad y la propagación de la violencia de la delincuencia organizada. Ahora no sólo se confunden los intereses de los cárteles con los de la clase política; sino que esta violencia ha pasado del amedrentamiento y la coacción, hasta escalar al asesinato descarado contra las personas que contienden por el poder público.

El problema es multifactorial, y no se resuelve con más militares en la seguridad pública. Tampoco se resuelve con la retórica de los buenos contra los malos. La realidad dejó al blanco y al negro, y necesitamos ver la escala de grises para entender qué nos ha traído a este escenario en el que la contienda por el poder público dejó el camino institucional para volver a tomar la vía de la violencia. Es un problema que nos urge atender.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-