AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

viernes 24 septiembre 2021 10:16 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.018

$20.025

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Obstáculo a vencer

 28 jul 2021

Por: Gloria Margarita Romo Báez

Cuando a inicios de 2020 la OMS reconoció la existencia de una pandemia causada por un nuevo virus al que denominó Covid – 19, muchos países reaccionaron de manera rápida mientras otros muchos lo hicieron muy tarde. Los países europeos no le dieron mucha importancia hasta que el número de infectados fue demasiado grande.

Tan grande que los sistemas de salud de esas naciones colapsaron ante el creciente número de enfermos que se contagiaron. Lo mismo pasó en el resto del mundo, principalmente en el Continente Americano en donde EUA fue el principal afectado.

Por su parte, los países Latinoamericanos también fueron golpeados enormemente por la pandemia. No obstante, la diferencia entre EUA y los países latinos es que los estadounidenses si reaccionaron con medidas atinadas, a tiempo y suficientes, mientras que el resto de los países de la América Latina no lo hicieron.

La pregunta que para muchos es reclamo, es ¿por qué esa reacción tardía?, pareciera que estos países adoptaron una política de negación porque no reconocían la pandemia y porque un buen número de naciones están dirigidas por mandatarios populistas. Al final, eso ha hecho más daño que los causados por la pandemia misma.

Los EUA fueron el país receptor del nuevo virus, la razón de ellos es que siendo el país más poderoso e influyente del mundo, el virus llego a su territorio rápido y fácil, debido al enorme flujo de personas que le visitan. Por esa simple razón EUA es un fácil blanco para ser atacado por esta vía, es decir las guerras bacteriológicas.

Varios retos a vencer fueron necesarios para llegar al punto en donde nos encontramos hoy. El primero era estudiar y conocer el virus, el segundo encontrar un tratamiento efectivo y el tercero desarrollar de manera inmediata una vacuna que contuviera su propagación. 

Después de casi un año de exhaustivas investigaciones e invertir muchísimo dinero, finalmente se vencieron razonablemente esos tres retos. Aún cuando las investigaciones deben continuar, y quizás llevarán mucho tiempo para encontrar sus causas, efectos y combate, el virus se ha modificado y seguirá mutando a diversas variantes.

Los tratamientos y medicinas eficaces para curar el virus tal vez sean en este momento muy rudimentarios y deberán desarrollarse nuevas medicinas que faciliten su cura. Lo mismo pasa con las vacunas, se tuvieron que aprobar debido a la emergencia sanitaria y quizás se puedan mejorar al paso del tiempo para hacerlas 100% confiables.

Estos retos que se han vencido razonablemente son algo digno de reconocer pues el mundo desarrollado ha tenido la capacidad de producir y distribuir esas vacunas que benefician, en primer, lugar a los países ricos y que tarde que temprano llegarán a los países pobres.

Dicho de otra forma, se tiene el “escudo – vacunas” que facilitan el control y disminución de la pandemia, sabemos que este virus llegó para quedarse, pero en la medida en que se construyan políticas públicas de prevención de salud, la población será menos atacada por el virus.

Lo que está siendo difícil de vencer es a los políticos idiotas y la gente ignorante, que por cierto, nunca pensé fuera tan numerosa. Los políticos populistas son a la vez ignorantes y perversos, parecen promotores del virus, sus decisiones y falta de acciones para combatir la pandemia han servido para muy poco. 

Si al actuar de estos falsos políticos le sumamos su buen manejo de la ignorancia, tenemos que varios países están enfrentando un problema irresoluble para vacunar al mayor número de personas que permita lograr la inmunidad de ganado.

Es sorprendente que países ricos como Israel y EUA no hayan alcanzado sus metas de vacunación porque un sector importante de la población no quiere hacerlo, ya sea por cuestiones religiosas, de manipulación y por no sentirse usados, sigan rechazando la vacuna.

En México también la ignorancia y fanatismo presentes en algunos sectores de la población serán la causa de no acabar con la pandemia. La combinación de manipulación e ignorancia conforman un dueto muy atractivo para los populistas que son el obstáculo a vencer.

Los que se manifiestan para exigir libertad confunden su ignorancia con el derecho de las personas a la salud. ¿Qué es más importante, la libertad o la salud?, recodemos que sin salud no hay libertad para vivir.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión