AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

viernes 3 diciembre 2021 3:19 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$21.293

$21.303

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Censura y persecución universitaria

 30 sep 2021

Por: Alan Capetillo

Grave fenómeno es observar cómo los espacios públicos de este país, y particularmente los espacios universitarios, son invadidos cada vez con mayor fuerza por la denominada cultural de la cancelación. Histerias e inquisiciones colectivas, la más de las veces desatadas por episodios triviales, expresiones desafortunadas, frases descontextualizadas o intrascendentes estupideces, son ya norma común en el asfixiante puritanismo de la ideología de genero en tiempos de las redes sociales.

Y no es naturalmente que ideas o expresiones polémicas, desafortunadas o hasta indebidas, no deban o puedan provocar rechazo o incluso abierta critica pública. El problema son mas bien la visceralidad y desproporción -histérica e irracional- con que, en los últimos tiempos, en vía de catarsis del morbo colectivo, son constantemente viralizadas dentro del vertiginoso y despiadado mundo de las redes sociales, es decir, en ese universo de puritanos hipócritas prestos siempre exhibir la supuesta pureza moral de sus buenos sentimientos con el ejecutivo linchamiento del infame del apostata de la corrección política en turno.

Y más preocupante es aún ver florecer este fenómeno en las universidades. Instituciones que, en lugar de fomentar la resiliencia intelectual, el debate directo, abierto y argumentado frente a la diversidad de ideas, e incluso la tolerancia critica frente a la estupidez, por miedo o -peor aún- por impotencia intelectual de sus autoridades, fomentan y secundan, de forma infame y por encima de cualquier principio o derecho, la censura y la persecución inmediata de toda idea o expresión políticamente incorrecta.

La universidad es el espacio para todas las ideas, incluso para las malas ideas. Incluso frente a la estulticia, en la universidad se debe debatir y argumentar, no perseguir ni censurar. La legitimidad de las instituciones universitarias no puede ni debe descansar en censura de la incorrección política. El propósito de una institución de educación superior no es ni puede ser formar individuos débiles e incapaces de lidiar intelectualmente con la muy abundante estupidez que hay en el mundo. Por el contrario, el propósito de la educación superior debe ser siempre el garantizar que dentro y fuera del aula, los universitarios desarrollen la resiliencia y las capacidades intelectuales necesarias para -con razones- debatir y refutar, sin perseguir ni censurar, las ideas más aberrantes.

Si de verdad quiere proyectarse en luz, la política de una universidad no puede ser la de sumarse al contentillo de las histerias colectivas de la época de las redes sociales para perseguir personas. De lo que se trata, de lo que siempre se debe tratar, es de debatir y evidenciar las malas ideas.

Se Lumen Proferre.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión