AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

jueves 18 agosto 2022 12:22 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.068

$20.076

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Democracia saludable

 15 feb 2022

Por: Alan Santacruz

La democracia es una forma en la que se arregla colectivamente el acuerdo para ejercer el poder político que demanda de la participación de todas las personas involucradas en la vida civil: tanto de los que detentan el acto de gobierno, como de los que son gobernados. Si bien es una forma perfectible y no exenta de errores, sí es –por su horizontalidad, transparencia, y posibilidad de participación colectiva- el más deseable de los modos de ejercer el poder.

Sin embargo, para que la democracia funcione, necesita la permanencia de diversos factores que abonen a la salud de la vida pública; ya que, de otro modo, el arreglo democrático puede degenerar en demagogia, como los populismos antidemocráticos que adoran al líder como encarnación de la voluntad del pueblo; o puede degenerar en oligarquía, como el gobierno de las élites económicas y políticas, en detrimento de las mayorías y minorías ciudadanas que no pertenecen a las élites.

Algunos de estos factores necesarios para la democracia son: que la totalidad de la ciudadanía pueda ejercer con plenitud sus derechos humanos y las garantías individuales que existen en la ley; que pueda acceder a la educación y a la información, y que haga uso de esta información con mecanismos de pensamiento crítico; que esa ciudadanía habite en un sistema que limite la pobreza y la riqueza, a fin de asegurar las vías más o menos estables y duraderas para la horizontalidad económica.

También, que el ejercicio del poder político esté claramente acotado, y que estas acotaciones se respeten; que quien ejerza el poder no se extralimite en la práctica de sus funciones, ni que se valga del poder que tiene para amedrentar a los grupos o individuos que disienten de su manera de gobernar. Que los poderes del Estado funcionen saludablemente con independencia entre sí, y que los órganos autónomos encargados de la fiscalización y de la organización electoral puedan trabajar sin cortapisas.

Si estos factores funcionan estructuralmente, la democracia está garantizada. Y si la democracia social se garantiza, la vida púbica republicana y civil puede mantenerse sana y perdurar en el tiempo. Pero, si alguno de estos factores comienza a fallar, lo que se pone en riesgo no es sólo a la democracia, sino a la existencia misma del estado de derecho, de la paz social, y de la vida en civilidad. Por eso, es conveniente cuidar la salud de la democracia.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión