AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

jueves 18 agosto 2022 11:32 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.068

$20.076

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

El buen funcionamiento de la democracia

 1 jun 2022

Por: Martín Barberena

Allá por 1830, desembarcaron dos jóvenes franceses, para realizar un estudio en el sistema penitenciario, de la joven democracia de Estados Unidos, por un lado en Pensilvania los aislaban en una celda y en Nueva York era donde podían trabajar en conjunto, pero no comunicarse, sin embargo, a estos dos jóvenes, lo que realmente les interesaba era el funcionamiento de la democracia, cómo era que la gente participaba en la elección de su gobierno y por que no funcionaba en Europa, que pasaban de una revolución a otra, en teoría, se especulaba, era el clima, la geografía o las leyes, lo que provocaba un buen funcionamiento, estas eran determinantes para este tipo de régimen, pero no quedaba claro,  estos dos jóvenes eran Alexis de Tocqueville y  Gustave de Beaumont.

 

Este prólogo lo hago, porque se trata de la investigación más precisa jamás descrita de nuestros vecinos del norte, a quienes les copiamos casi literalmente nuestro sistema de gobierno, que poco antes habían adoptado, la diferencia era que allá en Estados Unidos el asociacionismo, funciona, la gente se vincula de diferentes maneras, la vida cotidiana uno se vincula con vecinos, con la iglesia, con el club social, con la escuela, en fin. En otros términos, la cooperación en algo en común y eso es precisamente la democracia, un ejercicio noble, voluntario de participación en la elección de un gobierno, es un acto de participación comunitaria.

 

La democracia funciona en la medida que haya mayor porcentaje de la población que vota, eso debe de quedar claro, por ello resulta tan relevante la abstención, el shock al ver el porcentaje de personas que no votan, a menudo más alto, de los que sí votan, resulta grave y este es un dato desolador, para los demócratas, pero no para los verdaderos beneficiarios de la elección, es decir los partidos políticos, mientras menos voten y se logre movilizar a la gente, el día de la jornada electoral, basta para ganar.

 

Así tenemos la lamentable situación de tener representantes sociales, diputados, alcaldes, gobernadores y presidentes que con menos del 20% del electorado ganan y gobiernan, el próximo domingo todo apunta que puede ser así, con una lista nominal superior a un millón de electores en Aguascalientes, haciendo números alegres, ganará quien tenga poco más de 200 mil votos, considerando que vote un promedio de 50% del cuerpo electoral y esto insisto, es grave.

 

El termómetro democrático calla a niveles escalofriantes, se puede interpretar que  la población le interesa poco, por ende si hay una dictadura, pues da lo mismo, la mano dura se calienta, se fortalece, por ello, vemos como las fuerzas armadas, van obteniendo cada vez más y más poder e insisto esto es delicado por que no hay nada peor que perder derechos y recuperarlos cuesta mucho tiempo, mucho dinero y mucho esfuerzo.

 

Retomando a Tocqueville, siguiendo a los clásicos, no hay nada mejor que unirse y asociarse, participar y mostrar el músculo ciudadano y esta es la formula mediante la cual el poder se ve vigilado, no se atreve a hacer lo que le venga en gana, sin previo diagnóstico y consulta, por ello, ahora que la moda de tantas reformas y en especial la electoral, se piensa modificar, no sé por qué no se incluye por un lado la segunda vuelta en México, que evitaría tantos dilemas públicos, pero también introducir la obligación al voto, esa papeleta, todo el movimiento social que por meses se tiene que llevar a cabo, tiene un costo enorme, sí a usted no le interesa votar, está bien, es respetable, pero debe de tener algún tipo de efecto en términos administrativos, también debe de tener alguna consecuencia en su licencia de conducir, en su pasaporte, en su INE u otros trámites que se tendrían que ver limitados, para aquellos que no votan, es más, es preferible ir y cancelar el voto, porque al menos tiene una señal, vale más eso, cancelar, que no asistir, dice mucho, el cancelar su voto.

 

En lo personal recomiendo y en especial a los jóvenes a asistir a tomarse el tiempo para esa experiencia, no solo, no se arrepentirá, seguro se sentirá bien con el cumplir, tanto con su país como consigo mismo, ¡hágalo!, más vale hacer un pequeño sacrificio un domingo, que asumir el riesgo de perder ese derecho que no sé, eso sí, cuando volver a obtenerlo y sería dramático.

      

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión