AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

jueves 18 agosto 2022 12:15 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.068

$20.076

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Variables a considerar para una exitosa gobernación

 10 jun 2022

Por: Otto Granados

Hay un punto en que todo gobernador o gobernadora debe partir y consiste en comprender algo sencillo, ejercer el cargo para el que ha sido electa, supone conducirse con base a tres principios claros: eficiencia, decencia y absoluto respeto a la constitución , las leyes y el juego democrático.

El primer dato es que este periodo de gobierno será atípico, concluye el 30 de septiembre del año 2027, la gobernadora que para entonces ya estará de salida, se enfrentará a una sola pregunta, después de 5 años ¿dejé las cosas mejor que como las encontré?, y aquí no caben matices la respuesta es un sí o un no, por tanto, el punto de referencia, es saber dónde está Aguascalientes en estos momentos, por ejemplo, en el índice del progreso social, ocupan la tercera posición nacional, en competitividad estatal está en el sexto lugar, en el estado de derecho también está en el sexto sitio, es el quinto lugar en el mayor aumento de ingreso laboral y aporta 1.4% al Producto Interno Bruto (PIB) nacional, estos y otros parámetros son hasta el día de hoy.

La segunda variable tiene que ver que con cualquier método de mejora  pasa obligadamente por reconocer el escenario en que se moverá la gobernadora o cualquier gobernador en los siguientes años, hay una limitación presupuestal muy seria y es que los estados dependen de transferencias federales, las cuales han bajado considerablemente y no se ve espacio fiscal para que crezcan, en consecuencia, si el nuevo gobierno quiere hacer más cosas productivas que se reflejen en crecimiento y en competitividad, no le va a quedar más opción que reducir el gasto público o aumentar impuestos locales y/ o contratar nueva deuda o una combinación de todo esto, para lo cual la administración saliente le dejará un cómodo margen de maniobra.

El tercer asunto es que todo gobierno exitoso se basa en tres pilares: el programa, el equipo y la capacidad de ejecución y de gestión, veamos… para que un programa sea eficiente es indispensable subordinar lo que se proyecta a hacer, a las metas que se quieran alcanzar, es decir, no es cuanto hago sino cuanto logro, por ejemplo, ¿qué debe hacer para que la economía crezca al menos entre 4 y 5% anual?, ¿cómo va reducir la informalidad por abajo del 30%? y la pobreza laboral en el mismo o menor porcentaje, ¿cómo va a crear como mínimo unos 10 000 o 12 000 nuevos empleos formales anuales?, estas metas y varias más, son los objetivos que realmente les importa a los ciudadanos, en este sentido, la agenda debe de concentrarse en 5 prioridades muy concretas: crecimiento, productividad y competitividad, en segundo lugar seguridad , tercero educación superior, técnica e innovación, en cuarto medio ambiente y particularmente el tema del agua y en quinto lugar, legalidad, transparencia y eficiencia en la gestión y poco más.

El siguiente acertijo más difícil es la selección del equipo, para empezar un gabinete local, no es un equipo de cuates, ni tampoco es un equipo de ángeles bajados de los cielos, eso sencillamente no se encuentra en ninguna parte del mundo, la condición humana es como es, por lo tanto el objetivo es articular un grupo que en lo posible reúna idealmente 6 características: competencia, inteligencia, capacidad de ejecución, honestidad, confianza y adecuada reputación, de este conjunto de cualidades o de aptitudes, pues lo que se pueda, asumiendo que la mejor orquesta, falla con una mala directora.

La última condición, es tener una gran capacidad de ejecución en la administración pública, no hay más que dos clases de funcionarios, los que explican o los que resuelven, la gestión pública es farragosa y laberíntica, las regulaciones son excesivas, la burocracia es lenta y pesada y dentro de ello el tiempo es poco y en este caso solo cinco años y el dinero también, así que la habilidad y la astucia para que las cosas realmente sucedan, es un requisito indispensable para un gobierno exitoso.

Finalmente hay un aspecto político y jurídico, aunque también psicológico y moral que desde ahora debe considerarse un mandato, su momento más difícil puede no ser estos cinco años, sino el día después, es decir, del sexto año en adelante, cuando empiezan a caer los frutos podridos de la estación y los exgobernadores se dan cuenta de que el poder allí sigue, pero ahora están en las manos de otra persona y que es uno el que lo ha perdido y hay que reinventarse, ese proceso siempre es complejo, de modo que todo gobernador o gobernadora que aspire llevar después una vida activa, productiva, respetada y tranquila, pues dependerá de la eficacia, la decencia y la honestidad con la que se conduzca su mandato y ahí se vera, si su gobierno fue un éxito o no.   

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión