AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

sábado 2 julio 2022 3:19 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.308

$20.316

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

El fenómeno de la abstención en las elecciones

 21 jun 2022

Por: Otto Granados

Si bien parece haber algunas impugnaciones ante los tribunales electorales que no cambiaran los resultados, puede decirse que el proceso electoral 2022 ha concluido, hay una ganadora clara, lo que sigue es la transición, los mecanismos de entrega y recepción y desde luego, la bienvenida a la realidad de el complicado oficio de gobernar. De todas formas, conviene aproximarse a algunos aspectos finales, de los comicios pasados, para tratar de entender un poco mejor el tejido social y político de Aguascalientes.

El primero tiene que ver con la participación electoral, la del pasado 5 de junio, ha sido la más baja en una elección para gobernador, desde el año 2004, cuando alcanzo casi el 50%, en 2010 fue poco más del 54% y en el 2016 del 56%, en esta ocasión cayó al 46% además se registraron 12,680 votos nulos de personas que llenaron mal la boleta o deliberadamente la anularon como una modalidad de protesta, la pregunta pertinente es ¿por qué?.

El fenómeno de la abstención, que en estas elecciones fue del 54% es complejo, pero el denominador más común es que la gente no va a votar, principalmente, porque no le gustó ninguna candidatura o porque está harta de los partidos o de la política, desde luego que esto no es una tendencia saludable, en el año 2021 la participación en distintos países osciló entre el 62% y el 88% en elecciones presidenciales y fue mucho mayor en comicios  estatales y municipales.

Además, la abstención tiene otra desventaja, crea incentivos negativos entre quienes resultan electos, porque no sienten el mismo nivel de compromiso con la ciudadanía, si votan pocos que sí, sí votan muchos, es decir se privatiza entre las burocracias partidistas y gubernamentales y eleva el riego de las malas decisiones.

La segunda variable en cierta medida derivada de la anterior, es el descenso en la votación de algunos partidos tradicionales, si se les considera individualmente, por ejemplo si el PAN hubiera competido en solitario, su votación porcentual habría sido la más baja en los últimos 24 años y en ese supuesto, la distancia con el segundo partido más votado que fue Morena, habría sido entorno al 9%, como en esta ocasión la fórmula fue concurrida en coalición, el PRI y el PRD, aportaron casi un 11% para obtener un resultado holgado de la candidatura del PAN.

Pero entonces la pregunta es otra ¿ir en coalición fue una buena decisión para el PAN y para el PRI? para el PAN pienso que sí, porque facilitó coagular el factor miedo a Morena, en su favor, un factor que empezó claramente en las elecciones del año pasado y para el PRI no necesariamente porque diluyó sus propios márgenes de acción en estos comicios y porque siempre se quedará con la duda de lo que habría pasado, si hubiera presentado a un candidato competitivo propio.

La tercera cuestión a explorar, son los resortes anímicos de los que sí votaron, un primer grupo parece claramente asociado con el voto duro del PAN del PRI y del PRD, un segundo fue una combinación de clientelas de los programas federales de Morena y de los votantes variopintos que por años han estado por fuera de los partidos tradicionales y un tercero, fueron aquellos que en esa disyuntiva votaron privilegiando el factor seguridad, por encima de cualquier otro, de hechos muy sintomático de esa dispersión que el PAN haya perdido varios distritos en el oriente de la capital, justamente este último elemento explica que, una vez más la inexistencia real de las llamadas terceras vías, cuando hay dos grandes opciones, que en este caso alcanzaron 87% de los votos, pues no hay espacio competitivo para otras, supone lo contrario, no es solo una óptica, sino de lógica matemática elemental.

inalmente falta poco más de un año para que nuevamente inicie el proceso electoral del 2024 que será verdaderamente mayúsculo, además de la presidencia de la república, habrá elecciones para renovar el senado, la cámara federal de diputados, nueve gobiernos estatales, incluidas la ciudad de México y en Aguascalientes las 11 presidencias municipales y el congreso local y el mapa electoral de hoy, puede ser muy distinto al del 2024, por ahora lo que le importa al ciudadano es el salario, la educación, la seguridad, la salud y los servicios públicos y lo que la sociedad espera y exige son los resultados, resultados y resultados, en estos aspectos específicos, nada más que eso, pero nada más que eso y eso es lo que justamente veremos o no, en los próximos años.

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión