AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

domingo 15 septiembre 2019 1:42 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.391

$19.397

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Sector automotriz y sus peligros

 14 jun 2019

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

Desde finales de los años 80 del siglo pasado, México se convirtió en una relativa potencia en la fabricación y exportación de vehículos y autopartes aprovechando la presencia de grandes armadoras como Nissan en Morelos, o Volkswagen en Puebla, pero sobre todo con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en enero de 1994, los datos hoy son evidentes, hoy existen 11 grandes armadoras en el país y México es el séptimo mayor productor y el cuarto mayor exportador de vehículos ligeros, mantiene una balanza comercial superavitaria mayor a los 62 mil millones de dólares, genera cerca de 800 mil empleos directo y es el sexto mayor fabricante de autopartes en el mundo.

Como en otras actividades dinamizadas por la libertad económica y la apertura comercial, varios estados de beneficiaron poderosamente de esta expansión notable, y en algunos de ellos el sector automotriz se volvió el principal motor de las economías locales. Ese fue el caso de Aguascalientes en donde Nissan y toda la red de empresas de autopartes y todos los insumos relacionados representa poco más del 35% del Producto Interno Bruto estatal, sin embargo, hay razones internas y externas, algunas de corto y tras de largo plazo, que con seguridad van a cambiar el futuro del sector y Aguascalientes deberá estar preparado para una transición que no va a ser fácil ni va a ser tersa.

La primera variable a considerar tiene que ver con la coyuntura mexicana, la coyuntura nacional, parece haber ya un consenso de que en el mejor de los supuestos, la economía mexicana no crecerá más allá del 1% anual en el periodo 2019 – 2024, la caída en las ventas nacionales de vehículos en el mes de mayo de casi 11% llevará a una desaceleración en la fabricación y por ende en los planes de expansión y en el empleo del sector automotriz.

El segundo facto, de mediano y de largo plazo, es que los patrones de movilidad se están modificando drásticamente, en parte por las imparables tendencias hacia la concentración urbana que alentará obligadamente a un mayor uso del transporte público, o bien, otras modalidades como los autos sin conductor, flotillas autónomas administrados por provedores móviles, y el uso de vehículos compartidos; en otras palabras, la velocidad del crecimiento del parque vehicular particular en la que se ha venido disfrutando gracias a una mayor competencia, a mayor variedad y a mayores facilidades crediticias, pues parece insostenible.

Y un tercer elemento e relaciona con un cambio en el patrón de uso de los combustibles fósiles, o sea, la gasolina y el diesel, con medidas ambientales más estrictas, con innovaciones fiscales que están creando desincentivos para el uso de transporte privado en las ciudades y con menor espacio disponible para construir nuevos espacios para la circulación vehicular.

¿De qué manera este panorama va a alterar un sector que hasta ahora ha sido crucial para la economía y para el empleo en Aguascalientes? Es difícil predecirlo con fundamentos sólidos en este momento, pero es vidente que a mediano y a largo plazo será distinto, por tanto, el estado debe emprender un proceso muy riguroso, documentado e informado de reflexión para explorar los perfiles de ese futuro que tarde o temprano lo va a alcanzar.

Lo primero, pienso yo, es articular ese proceso entre el gobierno estatal, las empresas del sector y algunos centros estudio y consultoría especializados, para tratar de contar con una visión estratégica e prospectiva más sofisticada. Es decir, en otras palabras, ¿cómo se imaginan Nissan y las más de 100 proveedoras de autopartes su operación en Aguascalientes en el año 2035 o 2040 -y de hecho en todo el país-, a partir de las tendencias mencionadas y los cambios que producirán? Lo más probable es que se vivirá una reconversión cuyos perfiles precisos no están definidos, pero que impactará sin duda su crecimiento.

Si esto es así, el segundo objetivo es tratar de responder a una pregunta muy elemental: si el sector automotriz, como ya dije, es responsable del 35% de PIB estatal, y por efecto de esas tendencias reduce su peso en el estado unos puntos, la pregunta es ¿Qué sectores podrían equilibrar el cambio de tal manera que se vean afectadas lo menos posible otras variables económicas y el empleo?

Y la tercera cuestión es intensificar deliberadamente una transición en la estructura económica y productiva del estado, para avanzar en un proceso en donde la generación de valor esté basada en fracción de centros altamente especializados de innovación, de investigación, emprendimiento y desarrollo, revisando las mejores practicas que hay en el mundo, que desarrollaron un capital humano de la mayor potencia y crearon un circulo virtuoso que no estuvo necesariamente asociado a los sectores tradicionales de la manufactura. Y hay varios ejemplos en el mundo que debemos y podemos estudiar y mirar.

Aguascalientes, finalmente, creo yo, debe emprender con urgencia ese camino sencillamente porque las circunstancias y las condiciones que alentaron los buenos crecimientos de las últimas tres décadas, han cambiado para siempre.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión