AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

domingo 15 septiembre 2019 1:40 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.391

$19.397

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Oposición genuina

 1 jul 2019

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

Ya se sabe que la preocupación básica, elemental de todos los partidos políticos es ganar elecciones, pero de vez en cuando les haría bien pensar en algo más, sobre todo si -como fue el caso del PRI el año pasado y este a nivel local- viene de una tremenda derrota y tendrá que sobrevivir en una coyuntura muy complicada.

De ahí que su proceso de renovación de su dirigencia nacional previsto para el próximo mes de agosto, tendrá éxito si resuelve al menos cuatro desafíos: procesar sin ruptura la elección de su nuevo presidente; mostrar que tiene una visión conceptual, coherente y de largo plazo de lo que le ofrece al país; hacer una oposición dura y eficiente ante las decisiones del gobierno actual; y demostrar que es capaz de salir de sus propios laberintos ideológicos y afrontar los retos del siglo XXI.

En primero lugar, si bien todo parece indicar que hay dos fórmulas que competirán por el Comité Ejecutivo Nacional, en realidad es una sola desde ahora la ganadora y no tiene ya mucho sentido cuestionar si había otra modalidad u otra opción. Cada partido tiene sus mecanismos internos y el objetivo es ganar elecciones.

En segundo lugar, una cosa es formular declaraciones retóricas y otra muy distinta, tener un pensamiento articulado y sofisticado, que al menos de la sensación de que el PRI entiende bien porque las políticas del actual gobierno van en la dirección equivocada, y por ende moverse en consecuencia. Pero lo que hemos visto en sus  bancadas en el Senado y en la Cámara de Diputados federal, los legisladores priístas parecen estar completamente en la lona y no entender nada de nada, su pasividad ante los cambios y reformas que ha propuesto la actual administración, es simplemente inadmisible, y en algunos casos, vergonzosa.

La tercera condición es reorganizar el arreglo interno, en los años en la oposición, al PRI le resultó muy cómodo conducirse con un pragmatismo puro y duro, y permitir que sus distintas corrientes, antes administradas desde un centralismo presidencial y ahora representados por los varones locales, navegaran entre una combinación de populismo político, clientelismo presupuestal y falta de rendición de cuentas. Ahora que es oposición nuevamente, esa ambigüedad es un problema y no una ventaja, y si quiere volver a ser atractivo ante el electorado, debe impulsar nuevamente propuestas reformadoras y combativas, aún a costa de desagradar a su vieja guardia, o a porciones relevantes del electorado, o al propio Gobierno Federal.

Finalmente, el PRI se enfrentará a una interrogante nada menor, que es cómo ser una oposición genuina, por ahora el partido suena vacilante con respecto a su relación con el Gobierno o su posición ante las contrarreformas que éste ha impulsado, y peor aún, parece muy inseguro de hasta donde será capaz de llegar para construir el andamiaje político necesario para competir eficazmente en el 2021.

A pesar de que los partidos siempre conservan las huellas de su infancia, el PRI debe demostrar que quienes hoy lo personifican son política  moralmente diferentes, que cuentan con las credenciales técnicas, éticas ye intelectuales como para ser un partido moderno y una oposición exitosa, y que están en condiciones de ofrecer un programa concreto, potente, creíble y viable para el siglo XXI. Desde luego que México necesita una buena oposición y ya veremos si el PRI es capaz de representarla.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión