AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

domingo 15 septiembre 2019 1:39 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.391

$19.397

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

¿Ascención o Asunción?

 16 ago 2019

Por: Jesús Eduardo Martín Jáuregui

En la Santa Iglesia Catedral Basílica hay una inscripción en la nave derecha, sobria, como era el templo antes de que las autoridades eclesiásticas decidieran y lograran contra la oposición de la entonces delegada del Instituto de Antropología e Historia, adornarla dorándola, inscripción que dice que el patrono de la ciudad de Aguascalientes es San Francisco de Asis, y que el de la diócesis es San Miguel Arcángel. Ignoro si con esto de la cuarta transformación esto haya cambiado, o se haya modificado antes, pero la inscripción allí está. 

Lo que se ha discutido, en una discusión bizantina, que por cierto le llaman así, porque encontrándose amenazada Bizancio por los otomanos, los teólogos seguía ocupados en discutir, por ejemplo, ¿cuántos ángeles caben en la cabeza de un alfiler? Aunque ya sabemos que además de esos espíritus puros existen, los arcángeles, los serafines, los querubines, los tronos, las potestades y las dominaciones. El de mi guarda yo tanteo que renunció hace algún tiempo. 

Lo que se ha discutido es si el nombre original de la Villa, era de la “Ascención” o de la “Asunción”. 

En el documento que pasa por acta de la fundación y que sirve a los y las presidentes municipales para hacerse propaganda en aparadores convenientemente colocados en la Plaza de Armas, dice claramente de la “Ascención”, por lo tanto se refiere al Señor Jesucristo. La Virgen no ascendió sino que luego de la dormición, así le llaman a su muerte, fue asunta al cielo. La cuestión toma nueva relevancia en estas épocas de la paridad de género. 

Hay quien opina que fue sólo un error de escritura, porque todas las fundaciones de la época tenían una clara advocación mariana, y no hay mas que recorrer para arriba o para abajo las poblaciones de los caminos reales, seguramente fue así. Desde que se tiene memoria la Virgen de la Asunción ha presidido la vida de Aguascalientes, y más aún con el decidido impulso que dio a su culto Monseñor Salvador Quezada Limón, con un profundo fervor mariano. 

Los maledicentes que no faltan señalan que nuestra virgen no es milagrienta, como la Chaparrita de San Juan, la generala de Zapopan, o la Guadalupana, pero Nuestra Señora de la Asunción ha sido y seguirá siendo factor de unidad, de devoción, de trabajo, de esfuerzo, de empeño, porque a los aguascalentenses nada se nos ha regalado. La armonía y el progreso de Aguascalientes en un mundo proceloso y en un país convulso, merece la pena celebrarlo este 15 en la Romería. 

 

Es todo por hoy, hasta una próxima, si la hay.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión