AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

domingo 15 septiembre 2019 1:44 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.391

$19.397

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

No caeremos en provocaciones

 19 ago 2019

Por: Jesús Eduardo Martín Jáuregui

Ya todos sabemos que el 911 es el número universal de solicitud de auxilio, algo así como el S.O.S. de la clave Morse o el Mayday del francés “m’aider”.

En la Ciudad de México con esto de la cuarta transformación, también la seguridad se ha transformado y no podía ser diferente con las llamadas de auxilio.

Si usted se encuentra con una pandilla de facinerosos con una pancarta que diga algo así como “mueran los fifís”, que empiezan a rayarle el coche que con tantos trabajos ha ido pagando, su llamada al 911 tendrá una respuesta mas o meno así: “no caiga en provocaciones, nosotros también tenemos instrucciones de no caer en provocaciones, de manera que lo que le recomendamos es negociar con los facinerosos, ofrecerles soluciones alternas y esperar que desahogada su frustración y su ira, se retiren”.

Si usted es propietario de un negocio, una pequeña tiendita miscelánea que ha logrado solventar varias crisis, y su negocio es asaltado por una horda de dizque estudiantes que protestan por el color del uniforme, que a todas luces es un color capitalista y por consecuencia clasista. Su deseo natural de protección le inclina a llamar al 911 de la policía, sólo para escuchar la respuesta: “No caemos en provocaciones, y usted ruegue porque las autoridades de la escuela elijan un color neutro para sus uniformes”.

Si desgraciadamente regentea un puesto de revistas y considerando que es un “gancho” para vender, exhibe en lugar preferente revistas con portadas de mujeres atractivas en paños menores, la ira de las vengadoras no se hará esperar. La reivindicación de género pasa porque esas publicaciones, sin duda, excitan y pueden ser causa de acciones que victimicen a la mujer. La respuesta violenta femenina puede tomarse como una provocación que desde luego no será atemperada por la autoridad.

Si le roban su coche, si secuestran a un familiar, si desvalijan su negocio, si jaquean sus cuentas, si recibe amenazas de extorsión, en cualquier caso podría tratarse de una provocación y la autoridad actuará con prudencia, con mesura y cuidado.

Todos podemos distinguir entre una protesta y la comisión de delitos. Podemos entender que hay faltas inherentes a la protesta, como entorpecer la circulación y alterar momentáneamente los servicios y las operaciones mercantiles. Otra cosa son los daños intencionales, los ataques personales, las lesiones y las injurias.

Pero mejor me callo. No vaya a ser que esto sí, no lo tomen como provocación.

Es todo por hoy, hasta una próxima, si la hay.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión