AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

domingo 15 septiembre 2019 1:47 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.391

$19.397

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

El desarrollo de las ciudades

 19 ago 2019

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

De manera paulatina, pero consistente, México se ha convertido en un país urbano: más de 90 millones, de los 127 millones de mexicanos viven ya en ciudades, que por otro lado se han ido concentrando en 59 zonas metropolitanas, es decir, dos o más municipios conurbados donde reside el 60 por ciento de la población nacional, y el 80 por ciento de la población urbana.

Al igual que sucede en el resto del mundo, este es un fenómeno imparable e irreversible, y decir que la descentralización, o que sacar dependencias de la Ciudad de México a los estados es el remedio, es sencillamente una ingenuidad. Todas estas zonas además padecen de los mismos problemas: pobreza, presiones migratorias, crecimientos anárquicos, infraestructura insuficiente y obsoleta, mala planeación, servicios públicos de mala calidad, inseguridad pública y recursos financieros limitados; ante tal panorama se antoja difícil (si no es que imposible), modificar radicalmente y a corto plazo el perfil crítico que han adquirido la mayor parte de las grandes ciudades mexicanas, y por lo tanto el objetivo más viable, es sencillo… detener el deterioro y la pérdida de calidad de vida.

Pero ¿cómo hacer esto?… esa es la pregunta central, y la respuesta es volviendo a lo básico. Para empezar parece una buena idea, al menos teóricamente, haber creado en el sexenio pasado una secretaría especializada en asuntos territoriales y urbanos. Aunque será lento y complicado empatar culturas, mentalidades, procesos tan distintos entre la burocracia encargada de los temas agrarios y los de la planeación urbana, podría ser que en el futuro facilite contar con instrumentos y políticas públicas de aplicación nacional, que ordenen tanto el crecimiento como la fisionomía de las ciudades. 

La segunda condición consiste en que los alcaldes se concentren efectivamente en lo que marca el artículo 115 constitucional; hoy existe una severa confusión de responsabilidades, y los alcaldes hacen de todo: salir en televisión, promover corredores transísmicos, viajar sin freno, repartir útiles, dar premios de literatura o canto, y otras barbaridades, menos lo que principalmente tienen obligación de atender, que es el agua, el alumbrado, vialidades, seguridad pública y orden el uso del suelo… eso es lo que les ordena la Constitución.

El tercer requisito es hacer administraciones públicas profesionales y modernas. Numerosos municipios del país son hoy ejemplos rampantes de ineficiencia, desperdicio y corrupción. Como mal que bien les ha llegado más dinero federal, y cuentan además con fuentes interesantes de recursos propios como el Predial, el incentivo de gastar, y no de invertir, hace que desperdicien el presupuesto en obras improductivas, y en ‘elefantes blancos’ frecuentemente sin vinculación alguna con lo que les manda la Constitución, o sugiere el sentido común.

Finalmente, es urgente una buena planeación de largo plazo vinculante más allá de los trienios municipales. Si nuestros alcaldes quieren ver lo que jamás debe hacerse, basta mirar hacia otros ejemplos de ciudades fallidas como el caso por ejemplo de Detroit, en los Estados Unidos: mala organización gubernamental, ausencia de planeación, apuesta a un solo sector industrial, y pérdida total de cohesión comunitaria que liquidaron la que fuera alguna vez una ciudad emblemática de éxito en aquel país. Es decir, una cosa es ver ciudades de cemento y autos, y otra muy distinta ciudades con calidad de vida, que es lo que queremos los ciudadanos.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión