AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

domingo 15 septiembre 2019 1:36 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.391

$19.397

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Corazones vemos, casualidades no sabemos

 20 ago 2019

Por: Jorge Manuel Aguirre

Se atribuye al presidente de los Estados Unidos, Franklin Rusvel D. Roosevelt la frase que señala “en la política nada sucede por casualidad, cada vez que un acontecimiento ocurre se puede estar seguro que había sido previsto para que así se desarrollara”.

La frase viene a colación en relación al caso de Rosario Robles. No parecería una casualidad que se esté acusando a Rosario Robles de un ejercicio indebido de la función pública por un importe cercano a 5 mil millones de pesos, cuando la acusación formulada por Ciudadanos Contra la Corrupción y Animal Político en base a los trabajos de la Auditoria Superior de la Federación señalaban rangos cercanos a los 8 mil millones de pesos, solamente en la Secretaría de Desarrollo Social, faltaría agregar lo que ocurrió bajo la dirección de Rosario Robles en la Sedatu durante la administración de Enrique Peña Nieto.

Tampoco parecería casualidad que a Rosario Robles solamente se le acuse de ejercicio indebido de la función pública y no de peculado, malversación de fondos, enriquecimiento ilícito, o aún, delincuencia organizada, dado que en este proceso parece ser contundente la intervención de Rosario Robles, de otros funcionarios de Sedesol y de Sedatu, de los rectores y exrectores de las universidades públicas involucradas, de funcionarios universitarios en esas instituciones y de los creadores de las famosas empresas fantasmas que se prestaron para esta situación.

Tampoco pudiera pensarse que es una mera casualidad el hecho de que se haya iniciado una investigación contra Carlos Ahumada, excomañero sentimental de Rosario Robles, por una situación de carácter fiscal que ha sido calificada en algunos casos como improcedente. Tampoco una casualidad que el juez que conoce de la causa de Rosario Robles sea el sobrino de Dolores Padierna, recordemos que Dolores Padierna y René Bejarano fueron señalados, sobre todo el marido, René Bejarano, como individuos que recibieron favores de Carlos Ahumada cuando Carlos Ahumada entregó dinero en efectivo en frente de todos nosotros con los famosos video-escándalos del señor de la ligas, de René Bejarano.

Tampoco parece una casualidad que el presidente diga, o suponga o piense que en este caso no se tuerce la ley, tampoco parece una casualidad la afirmación que hizo López Obrador de que los presidentes saben todo y que los presidentes y los expresidentes saben que lo saben todo.

Es decir, las casualidades comienzan a rondar el tema de Rosario Robles, y uno pudiera pensar que esa casualidades pudieran coincidir en un punto que me parece fundamental para la sociedad que es la recuperación del dinero desviado en beneficio de estas empresas fantasma, de estas universidades o de estos funcionarios, parece ser que a nadie, casualmente, le preocupa donde está el dinero ni como vamos a resarcir el daño al erario público.

Yo tengo la impresión de que aunque parezca una casualidad, esto obedece más a una estrategia del propio gobierno que está actuando en diferentes rubros. Recordemos que justamente es a Carlos Ahumada, a Juan Collado e incluso se dice que a Diego Fernández de Cevallos se les atribuye el haber comprado los videos que luego causaron el escándalo que perjudicó a René Bejarano, esposo de Dolores Padierna, y esto pudiera ser casualmente algo que se parezca a una venganza personal e institucional.

Por el bien de México, por el bien de sus instituciones, espero que las casualidades no coincidan, porque al parecer, sería como decía alguien, podremos afirmar claramente que corazones vemos y casualidades no sabemos.

 

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión