AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias

Opinión

lunes 9 diciembre 2019 8:15 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.240

$19.245

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

No hacen falta médicos

 29 nov 2019

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

Una de las preguntas que nos hacemos y que nos la hemos hecho en este espacio con frecuencia, es saber cómo anda la formación de los recursos humanos de mediana y alta calificación, y el problema empieza cuando se intenta determinar si se están formando en las disciplinas que el país o el estado necesitan, si su calidad es buena, si su inserción laboral es eficiente y rápida, y si su premio salarial es significativo. Algo de esto sucede hoy cuando, por ejemplo, en la formación de los recursos humanos en materia de salud, básicamente médicos, y la respuesta no es clara en absoluto; más todavía con la demagogia imperante ahora se dice que lo que hace falta son médicos y entonces ahora hay que formar millones, lo cual es claramente una falsedad de cabo a rabo.

Para empezar, en México ha habido cambios importantes y positivos en materia de salud, la esperanza de vida al nacer, por ejemplo, en el año 2000 era de 74 años, hoy es de 77 y sigue subiendo. La mortalidad infantil se redujo de 18.2 por cada mil niños, a poco más de 13 en la actualidad. Algo similar ocurrió con las causas de defunción, en 1950 el 35% eran por enfermedades infecciosas y parasitarias, y en 2015 las más elevadas fueron las del corazón con un 20%.

Toda esta transición epidemiológica, más la mejora en la educación, la salud pública, la urbanización y el ingreso per-cápita, llevaron a un enorme crecimiento de las escuelas de medicina en sus diversas variantes, pero al mismo tiempo también se presentaron brechas crecientes entre médicos en formación, médicos especialistas y médicos generales o familiares; entres zonas urbanas y rurales; o entre sistemas público y privado de salud, de suerte que probablemente alguna de las carencias que se presentan en la atención a la salud, se han originado por la disfunción entre la oferta de recursos humanos y las necesidades de la demanda.

Por ejemplo, en México hay en sus diversos tipos unos 205 mil médicos en contacto con los pacientes en el sector público, no quiere decir que sean todos, son los que están en contacto cotidiano con los pacientes y en el sector público, pero de ellos, casi la mitad son especialistas, entre otras razones porque sus remuneraciones tienden a ser más elevadas que entre los médicos generales o familiares, lo cual desincentiva una mayor oferta en esta última modalidad profesional.

En segundo lugar, hay 163 programas académicos en medicina en el país, en donde estudian unas 127 mil personas, pero no necesariamente cumplen con los estándares de calidad, solo el 45.8% de dichos programas están acreditados. Un tercer problema es que hay una brecha que tiende a crecer entre la capacidad de absorción de médicos por parte del sector salud y el número de egresados anuales de las escuelas de medicina, lo que hace que un número cada vez mayor de estos profesionistas se queden fuera del sistema, de hecho la secretaría de salud calculó el año pasado que los próximos 6 años podría haber por lo menos unos 120 mil médicos generales adicionales en el mercado laboral sin muchas posibilidades de colocación.

Y finalmente hay dos cuestiones adicionales, uno es el superávit de ciertas especialidades como por ejemplo ginecólogos y obstetras, donde México tiene 34 por cada 100 mil mujeres contra 27 en la zona de la OCDE por cada 100 mil, pero un déficit en otras, como en los psiquiatras, en donde tenemos 1.2 por cada 100 mil habitantes, contra casi 16 por cada 100 mil habitantes entre los países de la OCDE.

Y el otro es la enorme heterogeneidad de especialistas existentes a nivel estatal, por ejemplo, con datos también de la Secretaría de Salud hasta el 2014, entre el 30 y el 35% de los cardiólogos, psiquiatras, oncólogos, endocrinólogos y geriatras del país están concentrados solo en la Ciudad de México, mientras que en otros estados se reportan cero médicos en algunas de dichas especialidades, como por ejemplo ocurre en el caso de Chiapas. En el caso de Aguascalientes, para las tres primeras de ellas, o sea cardiólogos, psiquiatras, oncólogos, pareciera haber superávit en relación al tamaña de su población con poco más del 1% del total nacional, pero deficitario en las dos últimas, o sea endocrinólogos y geriatras.

En suma, responder lo que hoy necesita y mañana demandará el sector salud en México y en Aguascalientes, exige un análisis mucho más detallado, que incluya tanto los niveles de atención y la distribución de la atención atendida de los sistemas público y privado, como un examen más detallado de la formación de recursos humanos, la pertinencia de sus programas y los estándares de calidad y acreditación de las instituciones de educación superior que imparte programas de medicina o de salud.

Es decir, va mucho más allá que la afirmación demagógica de simplemente decir: vamos a formar ahora a millones de nuevos médicos. Eso, sin duda, es un error.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión