AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

jueves 20 febrero 2020 2:32 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$18.740

$18.744

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Federalismo y centralismo

 11 ene 2020

Por: Alan Santacruz

Las diversas formas que tienen los estados nacionales para organizar el ejercicio del poder político en función de su territorio y de su población, pueden expresarse en dos términos opuestos: federalismo y centralismo.

Es decir, hay una forma en la que las entidades federadas tienen autonomía para su propia regulación y dotación de servicios, lo que implica también repartición del poder político federal; y otra forma en la que el poder se ejerce desde el centro político, desde la administración del país, quitando autonomía regulatoria y de dotación de servicios a las entidades, con la pérdida en la distribución del poder que esto implica.

Existen, también, formas mixtas o intermedias entre estos polos, y ninguna de las formas es por sí misma mejor que las demás, sino que funcionan a partir de la pertinencia del contexto, de la organización ciudadana, de la geografía de un país, de la recaudación tributaria, y de la conformación de las regiones políticas del estado nacional.

Sin embargo, sí hay claras tendencias respecto a la atomización o la concentración del poder en uno u otro modelo. Obviamente, el centralismo caracteriza a ejecutivos fuertes, impositivos, o con una evidente carga autoritativa; mientras que el federalismo delega poder y responsabilidad a las regiones políticas.

En nuestro país, a pesar de tener un tejido legal de corte federalista, ha habido episodios históricos en los que el centralismo se ha querido imponer. Actualmente hay un debate interesante sobre el federalismo nacional en el tema de salud: el gobierno de la república pretende centralizar el servicio, y varias entidades se niegan argumentando fallas en el programa de salud y amenazas a la cobertura universal.

Quien ejerza los recursos y dote los servicios, sea la entidad federativa o la administración federal, francamente es lo de menos siempre y cuando la ciudadanía no vea menoscabados sus derechos a cobertura universal en el tema de la salud. Los derechos humanos son progresivos, es decir, la operación administrativa y jurídica para garantizar los derechos humanos puede cambiar, mejorarse, replantearse, pero nunca retraerse o regresarse a estadios de no ejercicio del derecho humano. Y la salud es un derecho que no puede depender del jaloneo entre grupos políticos y órdenes de gobierno.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión
 

 



-