AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

jueves 20 febrero 2020 3:23 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$18.740

$18.744

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Itinerancia: bienestar con azar

 21 ene 2020

Por: Jesús Eduardo Martín Jáuregui

La inesperada propuesta del Presidente López Obrador de rifar el avión presidencial, que no lo tiene ni Obama, ha desatado la andanada mas violenta de memes en el todavía corto gobierno de la cuarta T. Algunos son verdaderamente simpáticos, otros irónicos, los hay mordaces, pero todos coinciden en un común estupor, como si fuera una idea descabellada o como decía mi maestro Guillermo Colín Sánchez, una auténtica "jalada". Los que ustedes ya saben, los conservadores, fifís o derechairos, no perdieron la oportunidad para, otra vez, repetir sus mismas críticas, que si la improvisación, que si las ocurrencias, que si el tiempo y dinero perdidos, que ni la venta ni la rifa se pueden hacer, en fin ya las sabemos.

Los chairos, amlovers, o simplemente partidarios del Presidente tienen, como siempre, presuntos culpables para escoger, desde Calderón que lo compró y no lo pagó, Peña Nieto que lo usó y tampoco lo pagó y ahora AMLO que sin usarlo ha decidido venderlo para pagarlo y hacer quien sabe cuantas obras que, como en el cuento de la hormiguita no le alcanzará. Ya se sabe, si compro pan, se me acaba, si compro leche se me acaba, etc., etc.

No obstante las burlas, yo considero que tiene mucha viabilidad y que su punto de partida es apelar a la solidaridad que siempre ha mostrado el pueblo mexicano en caso de apuros. Basta recordar que cuando la expropiación petrolera, el pueblo contribuyó espontáneamente con donativos para pagar la indemnización, desde gallinas y puercos hasta vehículos. En las desgracias naturales las muestras de solidaridad han sido también muchas y encomiables, ¿por qué no pensar que el pueblo comprará su boleto para la rifa para apoyar al presidente?

Además, pensándolo bien, la aceptación de la rifa como una nueva forma de administración abre posibilidades insospechadas al servicio público. Desde luego se crearía el "Instituto de bienestar, vida con azar". Para que nadie se queje, en los hospitales se sortearían las operaciones, al que gane se le opera, el que pierda, espera. Las consultas se repartirán de acuerdo con el que saque el número premiado. Así nadie le echaría la culpa al gobierno sino a la mala fortuna. Lo mismo se podría hacer, por ejemplo, con las escuelas, un sorteo determinaría la comunidad ganadora y los apoyos. Con los migrantes se haría algo similar, una tómbola y el que gane tendría su visa y así, en las diferentes áreas de la administración.

Podría ser injusto, pero de hecho ya lo es. Lo bueno es que nadie diría qué mal gobierno, sino qué mala suerte.

Es todo por hoy. Hasta una próxima, si la hay.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-