AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

lunes 6 abril 2020 7:57 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$24.550

$24.577

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Crisis

 14 mar 2020

Por: Otto Granados

Perfil del Autor


Otto Granados



Semblanza
Es un funcionario público, consultor, académico y diplomático mexicano. Ha desempeñado una extensa c ...



Blogs Anteriores

Hace poco más de un mes, exactamente el 7 de febrero, aquí mismo dije que en ese momento 11 instituciones financieras nacionales e internacionales habían recortado ya la estimación del crecimiento de la economía mexicana para el año 2020, y lo pronosticaron en un rango que iba en ese momento del 0.5% al 1.3%, lo que suponía que en el resto del año habría nuevos ajustes, y lo más probables es que en el año 2020 fuera, lamentablemente, otro año perdido para el sector práctico, es decir, 0% o incluso peor.

Pues bien, por un lado a ese panorama se han sumado ahora los efectos económicos del coronavirus y la guerra de precios en los mercados internacionales de petróleo que van a afectar a diversos sectores mexicanos como el turismo, las cadenas de suministro, de industrias como la automotriz, la caída en el consumo y en el empleo, pero evidentemente ambas externalidades terminarán por estabilizarse en las próximas semanas o a más tardar en los próximos meses y de todos formas las expectativas de crecimiento en México seguirá siendo bastanate mala. La pregunta es entonces: ¿por qué?

Hay varias causas y sin embargo ninguna es nueva. La primera y la más obvia es la profunda, la dramática incompetencia de este gobierno federal, no solo para operar las políticas públicas, sino al menos para entenderlas, es decir, no saben de economía, de política presupuestal, de política de inversión, y estas mismas carencias graves lo han llevado a la segunda causa de la crisis que ya llegó y es el hecho de que insisten en pésimas decisiones de inversión como la cancelación del aeropuerto o la ejecución de obras faraónicas que serán un completo fracaso si algún día llegan a terminarlas y las pagaran las siguientes dos generaciones por lo menos.

La tercera causa, es que la terca realidad ya los alcanzó, una de las principales fuentes de recursos del presupuesto federal que es Pemex, está prácticamente quebrada con una deuda de más de 100 mil millones de dólares y que más temprano que tarde perderá el llamado grado de inversión que es el premio con el que los inversionistas nacionales y extranjeros compran bonos de Pemex para que esta se financie, de seguir esta debacle, el gobierno se quedará sin dinero, ya no solo para algunos de sus programas clientelistas, sino para la mínima operación en condiciones normales de los sistemas de pensiones o de los sistemas de salud.

Las cuarta razón es que la devaluación del peso frente al dólar, cuyo precio llegó a estar, por ejemplo el 15 de diciembre del año 2019 a $18.70 según el Banco de México, ahora ya rebasó los 22 pesos, es decir, una devaluación de aproximadamente el 20% en tan solo unos cuantos días, que si bien beneficia a las exportaciones temporalmente, afecta a las importaciones que ahora serán más caras y lesiona las cadenas de suministro, sobre todo el sector de las manufacturas. Solo para tener una idea, el año pasado México importó bienes y servicios por unos 455 mil millones de dólares. El otro sector que se beneficia un rato de las devaluaciones es el turismo, pero ahora ya no será así por el tema del coronavirus.

Finalmente, aunque aún le quedan a este gobierno poco más de 4 años, la nota optimista es que el año próximo hay elecciones legislativas y de unos 14 gobiernos estatales, y pienso yo que es la mejor oportunidad de emparejar los cartones, de volver a una situación de normalidad democrática, de defender las instituciones y la separación de poderes, y sobre todo, de corregir el rumbo. De lo contrario, lo que hoy es una crisis, mañana podría ser una verdadera debacle y todos tenemos la obligación y la oportunidad de evitarlo cambiando, desde luego, el rumbo político del país.

 

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-