AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

jueves 24 septiembre 2020 6:34 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$22.578

$22.588

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Itinerancia: la perra, digo, la policía brava

 27 jul 2020

Por: Jesús Eduardo Martín Jáuregui

No me agrada mezclar mi trabajo con estos comentarios, pero en ocasiones, no hay más remedio. El punto es que en mis narices y actuando como notario, la Policía Municipal detuvo arbitrariamente a una persona en una violación flagrante de sus derechos fundamentales, violación continuada por un M.P., hasta la oportuna intervención de la Fiscalía. Ojalá la Presidencia Municipal que está atenta a estos noticieros, haga lo propio.

El pasado sábado pidieron mi intervención para dar fe de la presencia en Aguascalientes de una persona, para los efectos de un juicio familiar que se sigue en el extranjero. Al llegar a su domicilio, en esos momentos salía la persona en su vehículo y no pude levantar el acta. Optamos por esperar allí, pero minutos después recibimos una llamada indicándonos que se encontraba en un Centro Comercial de la zona, pero que había llegado la policía. Expliqué que si la intervención correspondía a una autoridad yo no podía actuar, pero me dijeron que bastaba hacer constar la presencia de la persona en la ciudad.

En el centro comercial estaba la persona en su vehículo, dos patrullas de la Policía Municipal y un motociclista, me identifiqué y les solicité que me permitieran informarla que levantaría un acta, ella se negó a hablar e informé a los policías que yo terminaba. Me dijeron que se llevarían detenido a quien había informado la presencia de la persona porque ésta se quejaba de acoso. Allí estábamos por lo menos seis individuos a los que nos constaba que no había hecho más que llamar por teléfono, pero insistieron en detenerlo, le pusieron las esposas sin el seguro y lo subieron a la patrulla. Lo trasladaron al Centro de Justicia para Mujeres en donde permitieron pasar a la supuesta ofendida, a sus amigos y familiares, pero no permitieron pasar al abogado ni a familiares del detenido, me metí tras un vigilante y les dije que no me saldría hasta hablar con el M.P., pero éste no estaba, tres guardias privados pretendieron sacarme, una policía ministerial me acusó de hostilidad, llamé a Derechos Humanos. Cuando finalmente llegó y salió el agente, se negó a dar su nombre, a recibir mi declaración y documentación determinante. Afortunadamente cuando la Fiscalía tomó conocimiento enderezó el entuerto.

Pero seguimos a merced de impreparados, prepotentes y susceptibles de extorsión.

Es todo por hoy, hasta una próxima, si la hay.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-