AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

jueves 24 septiembre 2020 7:24 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$22.578

$22.588

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Cualquiera, menos lo que tenemos ahora

 3 ago 2020

Por: Otto Granados

En los últimos meses, antes y después del COVID-19, se han multiplicado los manifiestos y las propuestas convocando al gobierno federal a cambiar, corregir o pausar sus principales decisiones y políticas. Sin embargo, el eco que han alcanzado es prácticamente nulo y el gobierno reacciona cada vez de peor manera porque se siente acorralado porque no tiene dinero para repartir porque la caída de la economía del trimestre de abril-junio fue casi de un escandaloso 19% y porque sus niveles de aprobación van en caída libre.

Por lo tanto, es válido preguntarse si esa producción de que hay cierta energía ya invertida, es efectiva o no en el propósito político de que las cosas mejoren en México o por lo menos que no empeoren más. 

Con naturales diferencias de enfoque y énfasis hay una aceptable calidad en artículos y en columnas en estudios que aparecen en distintos medios; suelen contener datos, evidencias y comparaciones que facilitan comprender lo que está sucediendo. El problema, sin embargo, no reside ahí, en la fuerza de los argumentos, sino en la probabilidad de que no sirven para lograr cambios. En otras palabras, los términos de la diputa ya no están en el campo de las ideas sino en el terreno abiertamente político y aquí sí puede haber ciertas limitaciones.

En política una de las primeras condiciones de eficacia es saber qué intereses se defienden o a nombre de quién se habla, suponer que una determinada posición que incluye automáticamente la toma de decisiones porque dicen representar a la ciudadanía o a la sociedad civil, es hasta cierto punto una ingenuidad, entre otras razones, porque el concepto mismo es una abstracción y porque no funciona en el mundo de la política real, como dice un amigo mío, no basta tener razón sino hay que tener poder. 

La segunda limitación es de carácter táctico y tiene que ver con que el gobierno rechaza de plano toda opinión distinta u opuesta a sus propias creencias, por ende, la argumentación de los diversos llamamientos civiles se ha vuelto inevitablemente reiterativa y, peor aún, políticamente estéril.

Y este es el tercer reto, bajo las reglas del juego democrático y el estado de derecho todavía vigente, la lucha por el poder, o con más precisión, por la definición de quienes tengan la capacidad para tomar decisiones cruciales para el país en los próximos años pasan por las elecciones intermedias, las del año próximo, y ahí lo único que cuentan son las alianzas, los ciudadanos y los votos, si el esfuerzo de los argumentos quiere ser eficaz y en la política de tierra, tiene que dar la cara, tomar riesgos e identificar con quién construir esas alianzas, y estas transitan por las arterias de los altos niveles de poder, por los grupos de presión, por los medios de comunicación y, desde luego, por los legisladores y los partidos que por desgastados que estén, para ensamblar una fuerza opositora robusta creíble  y competitiva, es decir, si la ruta correcta no va en la dirección del diálogo y la conciliación arriba, sino la competencia por el poder abajo. 

En ese sentido debiera entenderse que los interlocutores naturales son los votantes a los que hay que mover convencer de que otra opción es necesario y urgente, y hay que buscarlo y hablarles en donde están, en las calles, en los pueblos, en los barrios, en las ciudades, en las comunidades rurales y en los distritos electorales de la compleja geografía mexicana. De otra manera, todas las buenas ideas solo llevaran hacia un punto de vista político a un callejón sin salida; si no les gusta lo de ahora y no les gusta lo de antes, ¿cuál es el camino? Esta es una lógica de pensamiento irracional e incluso suicida porque siempre puede haber algo mucho peor. 

En suma, la opción es cualquiera, menos lo que tenemos ahora.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresió

 



-