AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

lunes 28 septiembre 2020 7:02 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$22.333

$22.346

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Bullidero: El Marro, ¿captura o entrega?

 5 ago 2020

Por: Jesús Eduardo Martín Jáuregui

La agenda del día está ocupada en repetir hasta la saciedad la hazaña del Ejército Mexicano que, con la Marina, la Guardia Nacional y la Policía Ministerial de Guanajuato, capturaron al señor José Antonio Yépez, líder del grupo delictuoso conocido como Santa Rosa de Lima. 

Desde hace un año la agenda noticiosa diaria, salvo excepciones impuestas por la relevancia, la gravedad o la oportunidad, la ha impuesto el señor López Obrador, que para eso se las gasta sólo, ahora con la colaboración de Jesús Ramírez, ¿Pero Miguel?, y “Epigmeo” Ibarra, especialistas en proclamas, manifiestos, guiones escandalosos y producción de telenovelas “políticas”. 

Las condiciones de la detención y del detenido, dadas a conocer por el propio ejército dan cuenta clara de la magnitud del hecho, una rata acorralada, minada concienzudamente su red delincuencial, enfrentado a, ese sí, un cártel de la delincuencia organizada el “Jalisco Nueva Generación”, detenidos o coptados sus operadores, recurriendo a las tácticas de detener a sus familiares cercanos, no necesariamente involucrados en las actividades del Mencho y liberados dejándolos a merced de los esbirros del Cartel Jalisco, sin escapatoria, muestra hasta donde es la guerra, guerra sucia, aunque no sea declarada. No es el punto debatir la procedencia de esas tácticas, los creadores de la escuela sociológica del Derecho Penal afirmaban que “si el delincuente está impelido necesariamente a delinquir, la sociedad está impelida necesariamente a defenderse”, ya habrá ocasión para comentarlo. 

Hablamos de un delincuente moral y físicamente derrotado, refugiado con un par de pistoleros en una ranchería, sin capacidad de fuego, acaso el suficiente para haber tratado de vender cara su vida y que, dócilmente se entrega a sus captores, que, por otra parte, eran un grupo de elite fuertemente armado, pertrechado y conocedores de lo que iban a enfrentar. ¿Qué iban a enfrentar? La entrega de un delincuente acabado. 

Llama la atención algunos hechos, el dinero de las cuentas que le fueron congeladas según la Unidad de Inteligencia Financiera, importaban la cantidad de 35 millones de pesos, nada, la información que de inmediato se dio a conocer de sus casas, casitas, guaridas y escondrijos da cuenta de que se tenía suficientemente investigados y conocidos su modus operandi, sus andanzas y sus cómplices. Las armas en su poder, cuatro o cinco, y de su “ejército” prácticamente nadie. Demasiado conveniente para ser cierto. 

Es todo por hoy, hasta una próxima, si la hay.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-