AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

lunes 19 octubre 2020 9:37 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$21.094

$21.105

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Perspectiva. Crímenes: el PAN de todos los días

 18 sep 2020

Por: Enrique Gómez Orozco

Después de ver la primera temporada de la serie danesa Borgen queda claro que la democracia europea resulta envidiable. Soñando un poco, podría ser el mejor futuro para nuestro Guanajuato. Mientras el país se aleja de las instituciones democráticas y se acerca al autoritarismo presidencial, el estado podría ser un ejemplo.

Justo lo que soñaron los fundadores de Acción Nacional en sus principios; por lo que lucharon tanto Manuel Clouthier, Luis H. Álvarez y otros héroes de la libertad. Imaginemos un estado en paz, con seguridad pública de primer mundo, sin corrupción gubernamental. 
Con un Congreso activo, debatiente y libre; independiente del gobernador en turno y responsable de sus designaciones.

No podemos establecer una relación directa entre la falta de democracia interna en el PAN y la violencia que azota a la entidad. Pero sí hay un rastro del autoritarismo local en el fracaso de la seguridad pública. Es indudable que la falta de democracia cuesta vidas. En todos los círculos sociales, académicos y políticos existe la queja por lo que vivimos. Una sensación de desasosiego abruma a las familias. Hay una gran decepción en la comunidad.

Mientras eso sucede, los panistas se callan. No pueden hablar ni referirse al fracaso como algo que deba producir cambios urgentes. Lo dicen en corto; piden que publiquemos, que lo digamos y lo critiquemos. Pero ningún diputado se atreve a levantar su propia voz con independencia. Quieren reelegirse y necesitan al partido. Lo mismo pasa con los alcaldes y todos los funcionarios.

Nos quejamos, en justicia, de las malas políticas federales: el centralismo en las decisiones, el creciente autoritarismo y la abyección de los diputados y senadores de Morena. Si nos fijamos bien, aquí sucede lo mismo y tal vez algo peor. En el Senado y la Cámara de Diputados hay voces fuertes de la oposición, incluso de personajes como Porfirio Muñoz Ledo. Aquí el Congreso sale sobrando, los alcaldes son mediocres y el centralismo en las decisiones también crece, incluso donde deberían darse esos cambios urgentes, donde la estrategia sabemos que no funciona ya.

El PAN no vive sus mejores días porque sus líderes son más bien opacos, faltos de talento para aprovechar, como oposición, los múltiples errores de Palacio. La sociedad, desesperada, propone frentes, foros y uniones cívicas para enfrentar la aplanadora populista. Los empresarios, aliados naturales de Acción Nacional, no encuentran un lugar para ellos.

Guanajuato podría ser el laboratorio de una verdadera democracia donde la competencia política trajera a las mejores mujeres y los mejores hombres al poder. Imagine candidatos libres que disputen las reelecciones donde los alcaldes no han funcionado,  o bien, competidores con múltiples propuestas.

Parece un sueño pero no lo es. Si el PAN no quiere escuchar el clamor popular por la angustia de la paz perdida, si envían candidatos por dedazo como lo hicieron en Celaya y en Guanajuato capital, podrían estar sembrando la semilla del fracaso futuro sin darse cuenta. Lo que los mantiene fuertes no es tanto el aprecio de su competencia para gobernar sino el desprecio al actual gobierno federal.

Para diseñar un cambio verdaderamente democrático se necesitan demócratas y esa no es una cualidad o una virtud de los últimos gobernantes de Guanajuato. O tal vez sea que el Yunque sea imposible de cambiar.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 

 



-