AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

jueves 29 octubre 2020 6:55 AM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$21.239

$21.249

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Perspectiva: Dilema

 22 sep 2020

Por: Enrique Gómez Orozco

Para cientos de miles de empresarios el dilema sigue: invertir o no invertir. ¿Nos convertiremos en un páramo para los negocios como Venezuela?, ¿tiene sentido arriesgar en un momento que el mercado general del país se redujo en un 10 por ciento?, ¿será mejor poner en dólares el ahorro?

Para quienes tienen dinero o acceso al crédito, ¿es posible encontrar una industria donde podamos agregar valor?, ¿dónde incrementar el patrimonio?

Las preguntas anteriores no sólo son válidas para los grandes capitales como las empresas en la bolsa de valores, es un dilema para todos los que tienen vocación empresarial. El sentimiento de riesgo aumentó en la mente del creador de negocios. Para tomar una decisión informada podemos ver los indicadores del crecimiento (o encogimiento) de los sectores.

 

Sector primario 

Para quienes saben invertir en el sector primario - agricultura y productos agropecuarios- no hay duda: es un gran momento. La oportunidad en la tecnificación produce una balanza de pagos con superávit para el país. El campo exporta más de lo que importamos. Contra la palabrería que acusa siempre al pasado de abandono, vemos la realidad de miles de hectáreas cubiertas de invernaderos de alta productividad. Lo notamos desde el aire en el Bajío, en Zamora y La Piedad, o en las faldas del Nevado de Toluca. Lo demuestran cultivos nuevos de vid, arándanos, pimientos o cherry. Sabemos que todo el aguacate de Michoacán tiene un mercado seguro en el mundo. Con créditos del gobierno y una tasa de interés baja, quien produzca en este sector, tiene oportunidad. 

 

Servicios

Apurados están los restauranteros, hoteleros y prestadores de servicios, desde Aeroméxico, hasta las cadenas de hoteles turísticos y de negocios, qué decir de las pequeñas fondas familiares. Sin embargo eso no significa falta de oportunidades de crecimiento para el futuro en las playas o en destinos como San Miguel de Allende, donde hay proyectos de nuevos hoteles de superlujo.

El tema es la saturación. En los dos sexenios pasados se construyeron más hoteles de los que había. Querétaro y Guanajuato tuvieron un crecimiento explosivo. Las tarifas de negocios estaban deprimidas desde antes de la pandemia. El virus las derrumbó. Sucedió lo que nunca: algunos hoteles de reciente inversión cerraron y otros podrían hacerlo pronto si no hay un repunte en la actividad económica. El único alivio son las tasas de interés más bajas que permitirán un respiro en los plazos y los pagos de créditos contratados. Aunque sin ingresos, no hay tasa baja que ayude mucho. 

 

Bienes raíces

Decía Juan José Torres Landa que la tierra era un buen negocio porque “ni las balas le entran”. A largo plazo las ciudades que crecen producen fortunas para quienes esperan. La población aumentó y la aspiración natural de las familias de tener casa propia hizo florecer la industria de la construcción y los bienes raíces. Para muchos, comprar un terreno o un lote urbanizado se convirtió en una forma de ahorro. Eso tal vez no cambie mucho pero la oferta puede derribar los precios ante una demanda plana o descendente por la crisis.

Aquí está el dilema: la inversión inmobiliaria podría desplomarse por un declive en de la curva de precios, y sobre todo, por la incertidumbre producida desde el Gobierno. Cuando una casa cuesta menos en el mercado que su construcción, todo se detiene. Sin embargo a mediano y largo plazo la tierra deja mucho más que el dinero invertido a plazos. (Continuará)

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-