AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

viernes 15 enero 2021 8:29 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.841

$19.852

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Perspectiva: El Covid-19 y las elecciones

 23 nov 2020

Por: Enrique Gómez Orozco

Hace medio año no teníamos idea de la duración de la pandemia. Recuerdo que a principios de abril la esperanza era que en agosto el país viera el descenso claro de las infecciones y la mortandad. La realidad rebasó todo.

De regreso a los datos, el Instituto de Salud Pública de la Universidad de Washington pronostica para México 143 mil muertes al primero de marzo del 2021. Un promedio de 10 mil fallecimientos más por mes. Después de esa fecha no hay números estimados. En febrero se cumple un año de la primera infección.

¿Cuántas personas se hubieran salvado de morir solas y en condiciones precarias si el Gobierno hubiera tenido la humildad de reconocer la gravedad del problema? Con el tiempo lo sabremos. Los científicos de la salud tendrán que evaluarlo como método de aprendizaje para el futuro.

Dos fueron los grandes errores: el primero por transmitir una falsa seguridad a la población diciendo que nada iba a pasar, que podríamos abrazarnos sin pendiente, dicho por el propio Presidente, quien no es experto en el tema. Un error continuado y persistente al decir que “ya estamos domando la curva” o “ya vemos la luz al final del túnel”. El segundo error fue dejar todas las decisiones en una persona. Hugo López Gatell, subsecretario de Salud, convirtió sus diarias apariciones en un galimatías de explicaciones incomprensibles, contradictorias y atadas a consideraciones políticas. Todo lejano a la verdad.

La propia Secretaría de Salubridad establecía que en caso de una pandemia, sería un cuerpo colegiado de expertos quienes tomarían las decisiones. Un Consejo Nacional de Salud. El Gobierno se fue por el “rockstar” vespertino que llamó la atención al principio pero se degradó con el tiempo hasta convertirse en un mal chiste de la 4T.

Desde el inicio, la exagerada exposición del Presidente en las mañaneras provocó una serie de desatinos monumentales. Primero vino lo de los abrazos, luego lo del fetichismo como el “detente” que presuntamente protegía a López Obrador como si un contagio masivo se pudiera contener con amuletos. El fiasco mayor fue cuando dijo que la pandemia le había “caído como anillo al dedo” a su Gobierno. Qué decir de la obstinación inexplicable de no usar cubrebocas por parte de quien puede y debe dar el ejemplo como lo hacen en todo el mundo los líderes responsables.

El Covid-19 será un invitado a la elección del 2021. Las secuelas de la enfermedad, convertida en tragedia sanitaria, económica y educativa irán a la cuenta de Morena. Por más que se quiera echar culpas al pasado, el sexenio irá casi a la mitad cuando votemos. El pasado pierde color y se diluye en la memoria mientras el presente aprieta. Puede llegar el momento en el que ni siquiera sea suficiente llevar a juicio a Enrique Peña Nieto o meterlo a la cárcel.

Las preguntas que siempre podemos hacer a los electores son sencillas pero poderosas: ¿está usted mejor hoy que antes?, ¿tiene confianza en su futuro bajo el actual Gobierno?

Si los fanáticos de Morena y del Presidente no quieren ver la realidad como el PRI no quiso escuchar a la población cuando reclamaba el fin de la corrupción y la impunidad, el resultado del 2021 puede darles una sorpresa mayor.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-