AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

viernes 15 enero 2021 9:34 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.841

$19.852

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Perspectiva: El valor de tener miedo

 24 nov 2020

Por: Enrique Gómez Orozco

Miedo: 

Angustia por un riesgo o daño real o imaginario.

Diccionario de la RAE

 

Debemos tener miedo a lo invisible porque eso nos ayuda a mantenernos vivos. En las lecciones de la infancia, en la escuela y en la casa, ser miedoso era un defecto. Tendríamos que enfrentar los conflictos de la vida sin temor.

Poco se nos enseñó del valor que tiene el miedo en la preservación de la vida y la especie. La cultura que hace maligno al miedo lo iguala con personas débiles y asustadizas. Trasciende a nuestros días y la reflejan personalidades complejas como el Presidente de la República y su escudero Hugo López Gatell.

Cuenta el historiador John Barry, en la monumental historia de la “Gran Influenza”, que la expansión de esa pandemia se dio en parte por la información falsa que difundió la prensa o los hechos que calló. Sabemos que al final de la Guerra, en 1918, las potencias en conflicto tuvieron como secreto las bajas en el frente provocadas por la enfermedad. Eso impidió tener una cuenta precisa de los soldados muertos por la epidemia y los que caían en el frente de batalla.

En Estados Unidos la prensa, principal medio de información de la época, minimizaba la gravedad de la pandemia y decía, como lo hemos escuchado hoy, que todo se resolvería pronto, que sólo era una gripe más.

En los periódicos de Filadelfia, donde la influenza mataba a 500 por día, se decía que el miedo era el peor enemigo. “Quienes tienen miedo son los primeros en enfermar”, como si el valor tuviera una coraza invisible frente al virus que se extendía por todo el mundo.

Era imposible no estar aterrorizado cuando los cuerpos no cabían en las morgues y eran depositados a cielo abierto en las calles o los cadáveres seguían en las casas porque no había dónde enterrarlos ni suficientes féretros para todos. El hambre llegaba a la gente pobre y a la incipiente clase media; no había lugar para tanto enfermo.

Si vemos la movilidad renovada después del encierro del verano, advertimos que en México la gente perdió el miedo al Covid. Un problema que acarrea picos en la curva de las infecciones y augura un invierno difícil para la salud pública y la economía. Deberíamos no tener miedo sino pavor a lo que puede venir con la segunda ola.

El Gobierno debe promover el miedo más que la falsa seguridad y confianza de que el final del Covid se acerca. La política se metió en la ciencia hace un siglo y provocó decenas de millones de fatalidades porque los líderes, comenzando por el presidente Woodrow Wilson, minimizaron la Gran Influenza. El silencio por la guerra y la negación de la realidad de los medios de información, produjeron una falsa confianza.

Los errores se repiten con vergonzosa similitud, tanto en Estados Unidos como en México. Los presidentes negaron el riesgo desde el principio, generaron confusión e ignorancia, eliminando el miedo. La frase del gobernador de Puebla rayaba en la estupidez. “Los pobres no nos enfermamos de Covid, sólo les da a los ricos”. Doble mentira. El gobernante es tan rico que compró la casa del ex presidente Miguel de la Madrid y los pobres sufren doble el contagio al perder su ingreso y ahorros para atenderse.

El miedo puede salvarnos la vida; hay que tener valor para reconocerlo. 

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-