AGUASCALIENTES  |  VERACRUZ Síguenos: Twitter RadioBI  Facebook Radio BI
BI Noticias banner

Opinión

miércoles 20 enero 2021 4:22 PM Aguascalientes, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.599

$19.608

Radio BI en vivo
 
Portada / Últimas Opiniones / Opinión

Panfleto ético de AMLO

 30 nov 2020

Por: Jesús Eduardo Martín Jáuregui

En un plano muy esquemático la filosofía que es la gran reflexión sobre el ser y sobre la vida, tiene tres grandes campos en que ocuparse:

El ser: que se plantea la meditación sobre los seres, las clases de seres, los seres materiales, la posibilidad de seres espirituales, su naturaleza, su dimensión o dimensiones, etc. Esa parte se conoce como la Ontología o Teoría del Ser.

El conocer: ¿Qué se pregunta qué podemos conocer? ¿Qué tan confiables son nuestras impresiones y sensaciones? ¿Cómo podemos asegurarnos de la verdad de un conocimiento? ¿Cuál o cuáles son los métodos para el conocimiento?, etc., esa parte se conoce como Teoría del Conocimiento o Epistemología.

Y, el Actuar: que él es gran campo del comportamiento humano. En buena parte sus conductas responden a necesidades, pero aún en el caso de las necesidades más apremiantes el hombre matiza y cuestiona la forma de satisfacer esas necesidades. En la actualidad nadie se preguntaría si es lícito el canibalismo, pero muchos se preguntan si es correcto comerse a los animales. Muchos consideran que el aborto no tiene más limites que la decisión de la abortante, en tanto otros muchos piensan que habría consideraciones sociales que deberían tomarse en cuenta.

Este campo del comportamiento humano es el campo de la ética o la moral. El hombre se da o acepta reglas para lo que hace o deja de hacer. En un extremo se encuentra la moral subjetiva: las reglas que cada sujeto acepta para sí y con las que ordena su conducta, independientemente de la opinión o las presiones sociales, en el otro extremo está la moral objetiva: que es el derecho: las reglas de comportamiento que el estado asume como obligatorias para su población, independientemente de que ésta las acepte o no, y que las hace cumplir coercitivamente. Entre esos dos extremos se dan áreas o campos que establecen reglas de comportamiento: la religión, la costumbre, las instituciones como escuelas o universidades, asociaciones o sociedades y aún las familias que establecen sus reglas internas.

Salvo las del derecho, que por razones de orden y seguridad conviene que se apliquen sin y aún contra la voluntad de las personas, todas las demás reglas de convivencia deben ser objeto de un ejercicio de libertad. Es propio de las dictaduras pretender dirigir éticamente a su población.

Es todo por hoy, hasta una próxima, si la hay.

 

Las ideas aquí expresadas pertenecen solo a su autor, binoticias.com las incluye en apoyo a la libertad de expresión

 



-